Miércoles 18.10.2017 | 11:47 hs (Sta Fe)


21-06-2016 / Carlos Fascendini

“Está al alcance de la mano hacer obras estructurales rápidamente”

El vicegobernador de la provincia, Carlos Fascendini, habló de la necesidad de avanzar desde la Cámara de Senadores, que preside, en el endeudamiento que impulsa el gobierno y que permitirá -dijo- incrementar sen siblemente el ritmo y la cantidad de obras en todo el territorio santafesino. “Es una herramienta que por distintos motivos no usamos y que es indispensable para crecer”, explicó. También habló de la tensión existente en su partido, el radicalismo, por el diferente posicionamiento de sus sectores internos y dirigentes.


Néstor Fenoglio
nfenoglio@miradorprovincial.com

Tiene la responsabilidad de pilotear el paso y la sanción definitiva de, acaso, la ley más trascendente de la gestión de Miguel Lifschitz: la autorización para que la provincia tome créditos y se endeude, con el objetivo de acelerar la realización de obras en toda la provincia, y que ya cuenta con sanción de Diputados. Carlos Fascendini, de él y con él hablamos, vicegobernador de la provincia, titular del Senado, explica por qué debe la provincia endeudarse.
También, el dirigente esperancino habló sobre el funcionamiento de esta Legislatura, sobre el nuevo impulso que intenta dársele a la Región Centro (desatendida en la gestión anterior, “no por culpa de Santa Fe”, advierte) y sobre el futuro del radicalismo, ya sea que vire hacia Cambiemos, que privilegie la propia estructura o que continúe en el Frente Progresista Cívico y Social.
“He pasado por muchas funciones diferentes y eso te da visiones distintas, te permiten diferentes ópticas. Entonces hay que entender rápido y aprovechar esos recorridos cuando uno es llamado a ocupar una posición nueva. Por suerte entiendo la mirada de los intendentes y presidentes comunales, también la del rol del poder legislativo, la de un ministro... En esa conjunción de aprendizajes y roles, yo me siento muy cómodo. Nuevamente trabajando con algunos colegas de Cámara que todavía permanecen como senadores. Y tratando de llevar adelante un proyecto que comanda el gobernador Lifschitz y que fue puesto a consideración de la ciudadanía, que lo ratificó con su voto. Hoy en esta doble función, entonces, como vicegobernador, empujando y asumiendo el compromiso asumido con la ciudadanía; y como presidente de la Cámara conduciendo los distintos ámbitos, tratando de armonizar a cada uno de los sectores y actores y también el funcionamiento integral de la Cámara. Pero la impronta es ejecutar lo que hemos comprometido.
“Las dos cámaras, se sabe, tienen una diferencia sustancial respecto de su representación. La de Diputados, toda la provincia sin distinción territorial, mientras el Senado es netamente territorial, cada senador representa y pelea por su departamento. Y eso distingue las cámaras y hace más fácil el acuerdo, en la medida que el Ejecutivo tenga un diálogo y un trabajo en conjunto. Se vienen respetando los proyectos que se vienen acordando con los senadores en cada territorio. Y hay una cuestión adicional no menor: el propio gobernador Miguel Lifschitz también fue senador hasta hace unos meses y conoce a todos y a cada uno de los senadores, fue colega de ellos. Hay una afinidad, una comprensión que ayuda al entendimiento.
—En la gestión anterior, el gobierno no contaba con mayoría en ninguna de las dos cámaras y prefería ingresar los proyectos por Senadores, a partir de un acuerdo que fue funcional, para luego pelear en Diputados. Ahora, con mayoría en esta Cámara, el gobierno parece elegir Diputados para encaminar los proyectos que impulsa...
—Nosotros vemos que hay una situación distinta. Sé que hay un reclamo de senadores en este sentido con determinados proyectos, ya que pretenden que entren por Senado algunos proyectos del Ejecutivo. Y en realidad, el Ejecutivo ha mandado algunos proyectos por Diputados y a otros los ingresó por Senadores. Pero también es cierto que la mayoría política que pertenece al oficialismo en Diputados reclama que se envíen allí y es legítimo también para el gobierno hacerlo, porque se trata de utilizar los mecanismos constitucionales para asegurarse la sanción de los proyectos, sobre todo aquellos que el Ejecutivo considera esenciales para su accionar.
—...entre ellos, me imagino, principalmente, el denominado endeudamiento. ¿Por qué razón la provincia tiene que endeudarse?
—Una de las razones es para poder desarrollar más rápidamente los planes de obras que nos hemos planteado. Seguramente pueden ejecutarse igual si no estuviera la ley de endeudamiento, pero en un plazo mucho más largo. Lo cierto es que mientras esperamos la realización de esas obras, vamos perdiendo competitividad y perdemos oportunidades, frente a otras provincias o frente a otros emprendimientos. No es lo mismo contar con agua, gas, electricidad y rutas ahora, que dentro de cinco años. No es lo mismo claramente. En ese lapso seguramente habremos perdido muchas oportunidades de producción.
Es a la vez una herramienta válida y usada no sólo por otros estados, sino en el mundo entero. Santa Fe por distintas razones no pudo usar estas herramientas porque las mayorías no lo aprobaban, o porque aun aprobadas no teníamos la autorización de la Nación que nos impidió tomar esos créditos...
Y hoy, en cambio, hay un momento propicio para hacerlo. Porque hay una tasa relativamente razonable, porque la Nación está dispuesta a firmar las autorizaciones y porque Santa Fe no tiene una deuda significativa, comparada con otros estados. Al contrario.
Entonces está al alcance de la mano la oportunidad de hacer obras, reivindicando incluso muchas demandas de obras que se han venido postergando por décadas. El noventa por ciento son en el territorio, en el interior, en toda la provincia. Son rutas, son tendidos de acueductos, de gasoductos, obras de irrigación, son obras por las cuales la provincia, el estado provincial, tiene una deuda pendiente con su territorio y con su gente. Esto ha sido reconocido muchas veces por el gobernador y por mí.
Tenemos una deficiencia en materia vial, muchas rutas deterioradas, hay que repavimentar, pavimentar, unir; es decir una impronta de poner en igualdad de condiciones a todo el territorio para que sea lo mismo instalar una empresa en el norte, en el centro o en el sur. Pero para ello hay que llevarles agua, caminos, energía... Y esa es una de las improntas propuestas en la gestión y que queremos resolver y avanzar rápido. Porque no se hará sólo con los fondos del endeudamiento. También contamos con el presupuesto provincial, que ya tiene una alta asignación para obras públicas, pero también el fondo de infraestructura que se va a fondear justamente con la recuperación del 15% que -lo ha fijado la Corte- la provincia hacía al Anses. Esto es una masa de recursos muy importante.
—Algunos cuestionan la cantidad, algunos la oportunidad, algunos dicen que se acerca a caja corriente y no a obras estructurales. ¿Cuáles son los tiempos para esta ley?
—Algunos creen que la discusión puede centrarse sobre si la autorización es por el total o por tramos. Si se hace todo de una vez o una parte este año y otra el año siguiente. O por la discusión de alguna obra que le puede interesar a algún senador en el territorio de su departamento y que esté omitida en el listado de obras. Y allí estarán limitadas, creo, las dificultades o puntos de discusión de esta ley en el Senado. Creo que la voluntad de los senadores es la de sacar y aprobar esta herramienta para que el Ejecutivo pueda avanzar en este plan de obras. Creo que los senadores son conscientes de que son necesarias y que cuanto antes se hagan, mejor. Aquí no puede haber una visión mezquina: si le va bien al gobierno provincial, le va bien a los senadores y al conjunto de la ciudadanía.
—Le tiro un centro, más allá de que creo que la provincia tiene responsabilidades en el atraso de obras: durante todo el kirchnerismo prácticamente no hubo inversiones nacionales estructurales en territorio santafesino. Pareciera ser otro momento con la Nación...
—¡Pero claro! ¡Claro! Si nosotros hubiésemos tenido otro trato, otro aporte nacional, con obras ya terminadas en la 34, o en la 11, o en la 33, no tendríamos las rutas provinciales como alternativas a las nacionales tan destruidas. Y nosotros también recibimos el tráfico de todo el país. No sólo nos afecta el tráfico propio, que es mucho porque tenemos mucha industria y mucha producción, lo que viene de Córdoba, Santiago, Chaco y más lejos también, que necesariamente pasan por nuestro territorio y nuestras rutas. La Nación debió hacer su aporte y no lo hizo, no sólo en rutas: en nada.
Ahora hay otra realidad, otra relación. La Nación ya anunció que va avanzar con los corredores nacionales más importantes, y los puentes Goya-Reconquista y Santa Fe-Paraná y tantas obras que son de incumbencia nacional y que son extremadamente necesarias en la provincia. No se puede desconocer a la provincia de Santa Fe como hizo el gobierno anterior, como si estuviésemos fuera de la República Argentina. Es una visión miope, equivocada, porque todo lo que se atrasa Santa Fe se atrasa también la producción nacional.

Reflotar la Región Centro
—¿Me parece a mí o también hay una enorme diferencia con la gestión de Bonfatti respecto de la Región Centro, que ahora parece haber sido sacado del “cajoneo”?
—Es cierto, ha cobrado un nuevo impulso y me parece fundamental. El hecho de que se frenara su impulso no es culpa de Santa Fe: en el período anterior la provincia de Entre Ríos no acompañó la potenciación y desarrollo de la Región Centro. Hoy la realidad política es distinta y también la voluntad de los gobernadores, que obviamente tienen sus propias improntas. y que ahora le están dando nuevos bríos e impulso a esta asociación regional.
Es así que hace poco tiempo hemos hecho por primera vez una misión económica conjunta a China y lo hicimos como región, no ya o no sólo como provincia. Me tocó reemplazar encabezando esta misión al gobernador Lifschitz, quien se quedó al mando de la emergencia hídrica en la provincia. Fue una misión apoyada por el Consejo Federal de Inversiones, una misión conjunta. Y lo mismo se sigue trabajando en todos los aspectos de la obra pública. Y allí entran decisiones comunes muy importantes como los corredores viales, el Mercosur, los acuerdos de mutuos beneficios como podrían ser que nosotros usemos la estructura de gas de Córdoba; y ellos acueductos nuestros en el futuro. Estamos en condiciones de seguir trabajando para traccionar juntos. Son provincias importantes, productivas.
Desde la Legislatura, también podemos avanzar en la unificación de criterios en temas comunes, como pueden ser el control impositivo, medio ambiente, recursos hídricos, que son extremadamente necesarios, y también se puede avanzar en un bloque político y productivo para expresarse con mayor fuerza ante la Nación, para ir consolidando un federalismo más profundo.

“Hay tensión en el radicalismo”
El vicegobernador, radical, aceptó la doble invitación de, por un lado, describir la actualidad del partido en la provincia; y por el otro, pronunciarse sobre la idea de trabajar con Cambiemos o seguir en el Frente.
“Quiero aclarar que es una opinión estrictamente a nivel personal, no puedo comprometer la opinión de otros. El radicalismo tienen en la provincia tres sectores fundamentalmente en su composición: uno, que deriva de los dirigentes de la Universidad Nacional del Litoral también con acuerdos en Rosario; el otro es el denominado MAR, que son dirigentes que mucho tiempo han bregado por construir un movimiento con fuerte representación en el interior de la provincia, y con presencia en La Capital y Rosario; y está también el NEO, que es un desprendimiento de lo que era “la escarapela” que se había formado para competir internamente en 2011 contra Bonfatti y ese movimiento está muy arraigado y muy fuerte en todo el interior provincial.
“Esta es la composición del radicalismo en una pincelada gruesa. Los dirigentes de las dos primeras agrupaciones que nombré han estado haciendo declaraciones a través de Corral o de Galdeano, sobre apurar los tiempos para adscribir a la propuesta de Cambiemos. Y el NEO sostiene el compromiso inicial de continuar y sostener presencia en el Frente Progresista Cívico y Social e incluso presentarnos como Frente en 2017.
“O sea que esto está provocando una tensión que se va a tener que resolver a través de los cuerpos orgánicos en primer lugar y que no deja de ser una cuestión que puede acarrear un problema mayor el día de mañana. Nosotros vamos a impulsar y a llevar adelante desde el NEO la consolidación del movimiento, ratificando por supuesto nuestra pertenencia al Frente Progresista. Y vamos a tratar de llevar esa posición al seno del partido”.


+ Noticias

Reunión y propuestas para reducir el impacto de las inundaciones
Representantes de cámaras empresarias de Santa Fe, Córdoba, La Pampa y Buenos Aires plantearon en el Ministerio del Interior de la Nación la necesidad de obtener la facilidades de acceso al crédito ante la difícil situación económica en que se encuentran las localidades afectadas por el agua. También se habló sobre los avances y requerimientos en infraestructura.

Reunión y propuestas para reducir el impacto de las inundaciones

Colón quedó entre los escoltas
Los sabaleros ganaron el sábado y quedaron con 12 puntos, a seis del puntero, Boca Juniors. Derrotas de Unión, Central y Newell’s.

Colón quedó entre los escoltas


En Portada

Reunión y propuestas para reducir el impacto de las inundaciones
Representantes de cámaras empresarias de Santa Fe, Córdoba, La Pampa y Buenos Aires plantearon en el Ministerio del Interior de la Nación la necesidad de obtener la facilidades de acceso al crédito ante la difícil situación económica en que se encuentran las localidades afectadas por el agua. También se habló sobre los avances y requerimientos en infraestructura.

Reunión y propuestas para reducir el impacto de las inundaciones