Domingo 30.04.2017 | 17:51 hs (Sta Fe)


16-08-2016 / José Corral

“Invitamos al socialismo a sumarse”

En la misma semana en que se consagró en Santa Fe la Mesa de Cambiemos Santa Fe, el referente santafesino de ese espacio desde el radicalismo, el intendente de la capital de la provincia, José Corral, fue más allá e invitó a todos -y al socialismo también- a acompañar este espacio. 


Néstor Fenoglio
nfenoglio@miradorprovincial.com

Estoy en la antesala del despacho del intendente de Santa Fe, José Corral, para una entrevista concertada. Es jueves, ya pasado el mediodía. El martes, se concretó una movida política que traerá consecuencias: la conformación de la Mesa de Cambiemos Santa Fe con el radicalismo, parte del radicalismo, alineado allí y no -como hasta aquí- en el Frente Progresista Cívico y Social junto con el socialismo gobernante.
En su despacho, todavía está ensillado el mate. Y la charla casi no toca, en este caso, la gestión y se concentra en esta movida política que lo tiene como protagonista y eje de polémicas internas dentro del Frente gobernante en la provincia. Pregunto si es el fin del Frente en la provincia, pero no contesta eso, sino que invita a todos, al socialismo también, a integrar el otro frente, Cambiemos. Excepto cuando transita con ideas y conceptos ya expresados, en el resto de la entrevista, elige las palabras casi artesanalmente, una por una, cuidadosamente.

—¿Qué significa este acuerdo en términos políticos?
—Bueno... Cambiemos es la herramienta que eligieron los argentinos para dejar atrás una etapa con luces y sombras pero que había generado una necesidad de vuelta de página en el país. Hoy está a la luz que el kirchnerismo era un sistema de poder vinculado con la corrupción, que además nos dejó problemas en la economía, el aislamiento con el mundo, etc. Se necesitaba un cambio, y Cambiemos fue esa herramienta de cambio. Una herramienta de la que estamos orgullosos los radicales porque somos parte de esa experiencia y ahora estamos en el gobierno y tenemos que responder a la expectativa que la ciudadanía puso en nosotros. Y para eso hay que hacer un trabajo político, de diálogo, de vínculo entre el ciudadano y el gobierno. Y para eso Cambiemos se está constituyendo en todas las provincias. Santa Fe no es la excepción.
En nuestra provincia hubo en el período kirchnerista una relación especialmente difícil, de discriminación e incluso de maltrato del gobierno nacional hacia Santa Fe, tanto que quienes gobernamos aquí tenemos una responsabilidad adicional que es darle respuestas a esas expectativas del ciudadano santafesino. Queremos ser el vínculo y el vehículo de ese nuevo diálogo entre Nación y Provincia...
—¿Y cómo están los armados de Cambiemos en las provincias? El Pro es un partido nuevo al que le ha costado y le cuesta formar estructura nacional propia, más allá de su éxito electoral. ¿El radicalismo va a aportar ese aparato?
—El radicalismo tiene desarrollo en todo el país, gobernamos 446 ciudades, entre ellas unas cuantas capitales de provincia. Tenemos tres gobernadores, participamos de otros dos gobiernos provinciales como el de Santa Fe y el de Buenos Aires. Y tenemos una gran cantidad de legisladores y ese aporte hoy se traduce en ser gobierno. Tenemos voluntad de avanzar en este plano, aportando nuestra gente y nuestra estructura y también hay voluntad del Pro y del presidente Macri de trabajar en equipo, lo ha dicho muchas veces y lo lleva a la práctica. En algunas provincias está más avanzado que en otras, en otras llevará más tiempo. Hay una tarea que hay que hacer y hay que ser generosos e invitar a todos a sumarse.
—¿Cómo toman los sectores internos esta cuestión, en el Pro y en el Radicalismo,? Porque hubo diferencias entre dirigentes de ambos partidos... ¿Cómo es esa relación hacia adentro?
—El radicalsimo tomó una decisión orgánica de participar en Cambiemos. Hay quienes nos sentimos más cómodos con esa situación y hay quienes se sienten menos cómodos. Estuvo hace unos días en Santa Fe Raúl Alfonsín, quien evidentemente se siente menos cómodo con este espacio. Yo diría que en general los radicales estamos convencidos que el gobierno va por el buen camino. Hemos tenido miradas diferentes en muchos temas y las hemos hecho llegar. Sin altisonancias porque no hay que traerle problemas al gobierno; hay que ayudarlo. En muchos casos hemos logrado corregir o modificar algunas decisiones del presidente y de su equipo, en otras temas seguimos teniendo miradas diferentes, pero en todos los casos la actitud del radicalismo es de acompañamiento, de apoyo y de convicción de estar en el gobierno.
Hay que acostumbrarse también a la diversidad y que no tenemos por qué estar todos de acuerdo en todo. A lo mejor ese formato del pensamiento único que nos dejó el kirchnerismo, mediante el cual el que disentía estaba en la vereda de enfrente, nos dificulta pensar esquemas más flexibles, donde lo natural en democracia y aun en coaliciones en gobierno (que son eso: coaliciones donde participamos personas que venimos de distintos espacios y pensamientos) es pensar diferente. Esa diversidad y esa riqueza son un activo, un beneficio que vale la pena alentar también, sin por eso dejar de tener claridad en cuanto a que nuestros objetivos están alineados. Somos una fuerza que vino a cambiar el país y que tiene ese objetivo claro, a veces con miradas diferentes dentro del mismo espacio.
—Conceptualmente no es difícil estar de acuerdo con esto, pero en la práctica es otra cosa. Lo que estás diciendo: ¿no es el fin del frente santafesino, al menos en cuanto a la participación orgánica del radicalismo?
—Bueno, el triunfo de Mauricio Macri significa un cambio en el escenario nacional, que tiene impacto en las provincias. En Santa Fe particularmente, porque el radicalismo, que es parte de la alianza en el Frente Progresista Cívico y Social a nivel local, integra Cambiemos a nivel nacional. Esto obliga al resto de los partidos a tomar decisiones en este nuevo escenario y nosotros decimos insistentemente que todos deberíamos pensar si no vale la pena sumarse a esta nueva experiencia que estamos haciendo en el país.
—¿Vos les estás diciendo a Bonfatti...
—(interrumpe)... Al socialismo. Por supuesto...
—...que podría o debería integrarse a Cambiemos?
—¿Por qué no? Los radicales podemos contar nuestra propia experiencia. A nosotros también nos costó tomar esta decisión que fue adoptada en una convención partidaria celebrada en Gualeguaychú, tras un amplio debate. Y de la cual estamos orgullosos. Yo digo a veces por nuestra manera de pensar, por nuestra ideología, los políticos no terminamos de darnos cuenta de cosas que la gente entiende antes. A Cambiemos lo construyó la gente. Y los radicales fuimos acompañando a nuestro propio electorado, que es la gente que nos vota en las elecciones locales. Y al Frente Progresista también. Por algo Macri sacó 12% de diferencia en la provincia, mucho más que en el país. Creo que todos los que confiamos en el Frente Progresista y que fuimos víctimas del maltrato del kirchnerismo deberíamos pensar si no vale la pena integrarse, respetando desde luego las diferencias que hay, las tradiciones, las prácticas distintas. Es la historia también del Frente Progresista en la provincia. Nosotros nos acostumbramos a convivir con aliados que no piensan exactamente igual. Por qué no dejar un poco esas etiquetas que lo único que hacen es traer dificultades para el resto. Y buscar puntos de acuerdo.
—Ok. Conceptualmente, nuevamente, todo bien. Pero entre esas etiquetas, están los espacios y las trayectorias, incluso las ideológicos, genuinas. Dentro del Frente provincial, por ejemplo, hay al menos cuatro dirigentes santafesinos que comandan estructuras nacionales: Bonfatti, vos, Javkin, Copes. Partidos nacionales presididos por santafesinos. El Socialismo va a trabajar en el espacio de centro izquierda. Y Cambiemos en centro derecha. Parecen posturas o posiciones que no se visualizan cercanas. Y eso se ve en tu propio partido también.
—El problema del país no es si nos gobierna la centro izquierda o la centro derecha. Es si nos pueden gobernar por fin gente decente o van a seguir las mafias. Si el país tiene que estar permanentemente sometido a la extorsión de los deshonestos o si hay otra forma de hacer política, limpia. No necesariamente debemos aceptar que sólo pueden gobernarnos los deshonestos, los extorsionadores, los que no respetan las instituciones, los autoritarios. Este es el dilema principal del país. Y es de lo que la gente se cansó. A lo que la gente le dijo basta. El problema en el país no era la izquierda o la derecha, sino Aníbal Fernández, Lázaro Báez, Milagros Sala. Y si no comprendemos eso, nos orientamos mal en nuestra acción política. Por eso con mucha convicción estamos siendo parte de este proyecto e invitamos a la gente y a las fuerzas políticas de buena voluntad que repiensen si no vale la pena que todos apoyemos esta experiencia.

Lifschitz versus Macri
Corral también se refirió a la relación entre el gobernador Miguel Lifschitz y el presidente mauricio Macri, y a los “chisporroteos” entre ambos. “El primer día de gobierno el presidente convoca a todos los gobernadores y hay un diálogo fluido del gobernador con el presidente, de los ministros con las autoridades provinciales de todas las áreas. Y eso creo que debe aprovecharse. Yo confío en la inteligencia de ambos. Me consta la voluntad del presidente de trabajar en equipo. Y sé también que el gobernador Lifschitz tiene la vocación de hacerlo. Pero bueno, a veces hay limitaciones políticas o estos prejuicios ideológicos de los que hablábamos, que no ayudan. Lo que nos está pidiendo la ciudadanía, es que trabajemos en conjunto y que busquemos entendimiento. Y que se hagan cosas. Necesitamos del aporte de todos. Ojalá que podamos ayudar a ese entendimiento. Porque en nuestro caso, tenemos muy buena relación con el gobierno provincial y también con el gobierno nacional. Ya hay obras en Santa Fe donde está ese triple trabajo conjunto.

Lo que sigue
José Corral se refirió a los alineamientos y las definiciones a partir de la constitución de Cambiemos Santa Fe. “Ya veremos en las próximas elecciones, están muy lejanas todavía. Por lo pronto tenemos compromisos de gobierno que hemos asumido con la ciudadanía y hay que trabajar muy firme allí, en la gestión. Participamos en el gobierno provincial y en los gobiernos locales, muchos de los cuales lideramos, no sólo Santa Fe, sino otros veinte y pico de municipios y cien comunas. Eso nos obliga al trabajo conjunto. Es nuestra responsabilidad”.


+ Noticias

El Grupo Sancor Seguros adhirió a la Hora del Planeta
El Grupo Asegurador Sancor Seguros se sumó a millones de personas en todo el mundo el sábado 25 pasado de 20.30 a 21.30 apagando las luces de sus oficinas durante 60 minutos y demostrando que el cambio climático le importa.

El Grupo Sancor Seguros adhirió a la Hora del Planeta

Acuerdo para construir 130 torres eólicas en Esperanza
Empresarios españoles apostaron a la producción de la empresa SICA y firmaron las cartas de entendimiento en post de comenzar a producir torres eólicas para Argentina y Sudamérica. Se estiman que se generarán más 250 puestos de trabajo.

Acuerdo para construir 130 torres eólicas en Esperanza

La Plaza Alberdi muestra su nueva cara
Se realizó un acto oficial con espectáculos artísticos y juegos gratuitos. El parque cuenta con juegos para niños y nueva iluminación. Las cocheras subterráneas tienen capacidad para 298 vehículos y quedarán habilitadas en el transcurso de esta semana. 

La Plaza Alberdi muestra su nueva cara


En Portada

La Plaza Alberdi muestra su nueva cara
Se realizó un acto oficial con espectáculos artísticos y juegos gratuitos. El parque cuenta con juegos para niños y nueva iluminación. Las cocheras subterráneas tienen capacidad para 298 vehículos y quedarán habilitadas en el transcurso de esta semana. 

La Plaza Alberdi muestra su nueva cara

Walter Ramanzín: “La Ruta 7 va a quedar un metro bajo agua”
La situación empeora día a día. Las lluvias de 2016 sumadas a las de principios de año y las de estos días en la laguna La Picasa, así como en regiones aledañas, provocaron un aumento del nivel de ese espejo de agua. La visión del presidente comunal de Aarón Castellanos, un conocedor de esa región del sur provincial que es víctima de un problema añoso y complejo.

Walter Ramanzín: “La Ruta 7 va a quedar un metro bajo agua”