Lunes 11.12.2017 | 08:34 hs (Sta Fe)


23-05-2017 / ¿Jugarán sin público sus próximos partidos de locales?

Fuerte presión de Nación para que caigan sanciones sobre los estadios de Newell’s y Central

La Dirección de Seguridad en Espectáculos Futbolísticos envió un escrito formal a la AFA, pidiendo que se apliquen “duras sanciones” a los clubes de Rosario por los episodios de “incitación a la violencia” que se vivieron en el Coloso y en el Gigante en las últimas semanas.


Lalo Falcioni
deportes@miradorprovincial.com


Los estadios de los dos clubes más importantes de Rosario están en la mira. Primero fue el Coloso Marcelo Bielsa de Newell’s, cuando en el “banderazo” previo al clásico de la ciudad a los hinchas no se les ocurrió mejor idea que entrar a la popular varios ataúdes con los colores del eterno rival. Los canallas respondieron el domingo pasado en el Gigante de Arroyito con un impresionante arsenal de pirotecnia, figuras provocativas hacia el adversario vencido en el derby y muñecos con los colores rojo y negro. Ante esta situación que no hace otra cosa que engendrar violencia, desde la Nación enviaron un texto formal a la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) pidiendo que se castigue duramente a ambas instituciones. En Buenos Aires, algunas voces advierten que los dirigentes de la casa madre no podrían hacerse los distraídos y ven muy factible que la Lepra y el Canalla tengan que jugar sus próximos partidos de local sin público.
El pedido
Ayer por la tarde, luego de examinar las imágenes del partido que jugaron el domingo Central y Racing, el titular de la Dirección de Seguridad en Espectáculos Futbolísticos de la Nación, Guillermo Madero, envió a la AFA un texto membretado pidiendo que se sancione duramente a los dos clubes de Rosario por “incitación a la violencia”.
Madero tuvo en cuenta todo lo que sucedió en la previa y en el transcurso del partido jugado en el Gigante de Arroyito, y lo puso a la altura de los ataúdes forrados con los colores azul y amarillo que hinchas de Newell’s ingresaron a la tribuna del Coloso el día del “banderazo”, que fue el jueves previo al clásico de la ciudad. Además, en esa convocatoria leprosa se mostró una bandera que rezaba “Matar al sin aliento”.
En el papel membretado que fue enviado a AFA por el director Nacional de Seguridad en Espectáculos Futbolísticos, se pide al presidente del Tribunal de Disciplina del organismo rector del fútbol argentino, Fernando Mitjans, que intervenga en este caso y que aplique sanciones.
“Se produjeron hechos que incitan a la violencia y ponen en riesgo la integridad física de las personas”, redactó Madero sobre lo que sucedió en el Coloso. Y sobre lo ocurrido el domingo, habla del “uso de pirotecnia, la exhibición de banderas ofensivas y amenazantes y arrojar muñecos”.
“Erradicar la violencia en el fútbol argentino es una responsabilidad de todos los que de alguna manera participan en él, esperamos contar con ustedes a los fines de aplicar las más severas sanciones”, concluye el texto que ya está siendo evaluado por el Tribunal.
A esto hay que agregarle que la dirigencia de Newell’s está esperando la resolución por los incidentes que se vivieron en el final del clásico rosarino, cuando el asistente Ezequiel Brailovsky fue alcanzado por un proyectil y eso motivó la suspensión del juego por parte del árbitro Federico Beligoy, cuando ya se disputaba tiempo adicionado.
Ataúdes en el Coloso
El primer episodio que motivó la reacción de los organismos de seguridad deportiva de la provincia de Santa Fe y de la Nación, fue el ingreso de al menos cinco féretros con los colores de Central a la popular de Newell’s en el denominado “banderazo”, que es la habitual convocatoria de hinchas leprosos para darles apoyo a los jugadores antes de cada clásico.
Con respecto a ese hecho, el secretario del club del Parque Independencia, José Menchón, explicó en una radio rosarina días atrás: “Nosotros sólo podemos entregar los videos a las autoridades, pero no nos llegó la orden. Nadie nos pidió nada”.
Luego intentó aclarar: “Es muy distinto el banderazo que un partido de fútbol, donde se toman muchas medidas de precaución e intervienen más las fuerzas de seguridad. En un banderazo es poca la gente de la policía. Como no se cobra entrada...”.
Menchón reconoció que “en el banderazo no se toman medidas de seguridad por una cuestión de costos. Aparte, es una fiesta de otro calibre. No pensamos en suspenderla porque no es justo que por algunos delincuentes, dejemos sin esa fiesta a los demás”.
Más allá de los argumentos que ensayó la institución, el sentido común indica que esos elementos no podrían ser ingresados al estadio sin la anuencia de la dirigencia: “No hubo permiso de la comisión directiva para que eso entrara. Nosotros sólo abrimos las puertas del club y no tenemos operativo de cuidado de esas cosas”, agregó Menchón.
Esa noche de lluvia en el reducto rojinegro, la barra de la Lepra también mostró una temeraria bandera con la leyenda “Matar al sin aliento”, en alusión al rival de toda la vida.
Circo Gigante
El domingo pasado, el estadio de Rosario Central se pareció más a una función del Cirque du Soleil que al escenario de un partido de fútbol. En la previa del encuentro entre el Canalla y Racing de Avellaneda, las tribunas explotaron literalmente con un inédito arsenal de bengalas, fuegos artificiales y bombas de estruendo. Como si eso fuera poco, en cada acceso a la popular que da al club Regatas se ubicaron personas que lanzaban fuego de sus bocas y que hacían malabares con antorchas encendidas, como en los mejores actos circenses.
En los instantes previos a la salida de los equipos al terreno de juego, varios plateístas mostraron pancartas que simulaban ser ataúdes con fotos del capitán de Newell’s, Maxi Rodríguez.
Más tarde, cuando Teófilo Gutiérrez marcó el primer gol del partido, llovieron sobre el terreno de juego decenas de muñecos vestidos con los colores rojo y negro. La imagen de los alcanzapelotas pateando a los bebotes que encontraron su triste final en el césped del Gigante, era realmente dantesca.
Tal como sucedió con los féretros en el Coloso, todo ese arsenal de pirotecnia y cotillón canalla no podría haber pasado un control policial. Incluso hay fotos de todos esos elementos que ya estaban debajo de una de las tribunas antes del partido. Y otra vez la dirigencia vuelve a estar en el centro de la tormenta.
Ayer, en las redes sociales y en los medios rosarinos muchos hinchas que acuden regularmente a los estadios se quejaban con razón: “Cuando vamos a la cancha nos sacan hasta los anillos, pero estos tipos pudieron entrar con todo eso sin que nadie les dijera nada”, expresaban.
Central ya tiene varias amonestaciones por el uso indebido de artefactos explosivos “que ponen en riesgo la integridad física de las personas”. Es posible que también se tengan en cuenta esos antecedentes a la hora de evaluar una posible sanción por parte del Tribunal de Disciplina de la AFA.

¿Tribunas vacías?

Diferentes fuentes cercanas a la AFA decían este lunes que prácticamente estaba resuelto que Newell’s solo iba a recibir una sanción económica por los incidentes del clásico, y que a partir de la nota oficial de la Dirección de Seguridad en Espectáculos Futbolísticos de la Nación el fallo se podría cambiar. En consecuencia, vuelve a peligrar la presencia de los hinchas leprosos el sábado que viene a las 16, cuando el conjunto dirigido por Diego Osella reciba a Olimpo de Bahía Blanca. En el caso de Central, que el domingo visitará el Monumental para enfrentar a River, es una incógnita qué pasará el fin de semana siguiente, cuando los de Paolo Montero vuelvan a jugar en Rosario frente a Colón.


+ Noticias

Comenzó la Fiesta de los Pueblos
“Este encuentro que realizamos cada año muestra la dimensión que tiene el Ente Cultural Santafesino”, dijo la diputada provincial Claudia Giaccone.

Comenzó la Fiesta de los Pueblos


En Portada