Miércoles 18.10.2017 | 11:31 hs (Sta Fe)


07-06-2017 / Un esperancino en Carmen de Patagones

Un laburante del básquetbol

Bruno Oprandi cerró su temporada 2016/2017 en Atenas, club de la ciudad de Carmen de Patagones. El equipo del sur bonaerense llegó a las semifinales del TNA, pero cayó ante Estudiantes de Olavarría. El basquetbolista nacido en Esperanza, de trayectoria extensa por distintos clubes argentinos, repasó su año con los auriazules y también su aporte en el ascenso de Hispano Americano en 2016. Su lazo con su ciudad natal y su futuro en ella.


Hernán Alvarez
halvarez@miradorprovincial.com


Se lo podría denominar un “currante”, como se dice en España. Un “currante” del básquetbol. Un laburante de este deporte. Lejos de las luces de la NBA o de la propia LNB, Bruno Oprandi logró construir una carrera deportiva propia con algunos puntos altos.
Formó parte del equipo de Hispano Americano que hizo historia a mediados de 2016 con su ascenso a la primera división nacional. El ingreso a la liga de un club ubicado en Río Gallegos, en el extremo sur del sector continental argentino, fue muy meritorio. A mediados de año Bruno migró a Atenas, club de la ciudad de Carmen de Patagones, en la punta austral de la provincia de Buenos Aires. Con la entidad auriazul logró llegar a las semifinales (finales de la Conferencia Sur) del Torneo Nacional de Ascenso (TNA). Allí los griegos cayeron ante Estudiantes de Olavarría, ex campeón de primera.
Mirador Provincial habló con este esperancino de paso por varios clubes del país.
—¿Cómo vivieron la serie y el año en Atenas?
—Son sensaciones encontradas. Hoy es más la sensación de tranquilidad, de satisfacción, de haberlo dejado todo. Yo me incorporé a mitad de temporada, en enero. El equipo estaba en las últimas colocaciones. Venía de sufrir un montón de lesiones, nunca se podía encontrar, nunca podían jugar todos juntos. Era un año bastante complicado para el club. Por suerte todas las
buenas empezaron a llegar al final. La remamos de abajo. Al clasificar octavos en la fase regular, todas las series teníamos desventaja de localía. Llegamos a una final de conferencia cuando nadie nos daba algo por estar ahí hace unos meses atrás. Estoy orgulloso de haber sido partícipe de una campaña histórica para un club como es Atenas en su segundo año de TNA.
—¿Cómo fue el cambio de Río Gallegos a Carmen de Patagones?
—Tuve la posibilidad de recaer en un club que es lo que yo quería después de venir de casi tres años en Hispano. Necesitaba estar en un lugar, como me pasó en Río Gallegos, tranquilo, de pasarla bien, de poder disfrutarlo. Se dio todo. (Cuando fue) el ofrecimiento de Atenas yo ya tenía referencias del club y de la ciudad. Creo que fue la mejor decisión haber venido y terminado la temporada en un club como Atenas que es familiar. Es mucho más sencillo y ameno ir a entrenar todos los días.
—¿Pensás quedarte o buscar otro club?
—No, lo que viene es ir a disfrutar con la familia que hace tres años que vengo haciendo un esfuerzo yo, mi señora y el resto de mis familiares de estar separados por distintas cuestiones. Son tres años de muchos sacrificios, de estar lejos. Llegó el momento de empezar a estar un poco más cerca de la familia. Por lo pronto, tomarme unos días para descansar y tratar de disfrutar de las cosas cotidianas.
—¿Sos de volver a Esperanza en el receso? ¿Cómo es tu vida en las vacaciones?
—Esperanza es mi ciudad y tengo armado todo para seguir viviendo. Tengo locales, ya armé todo mi circuito de trabajo y mi casa allá. Por eso mi señora se queda allá y no puede acompañarme porque tenemos otras cosas aparte del básquet. Estamos enfocados en lo que va a ser nuestra vida ahí en el futuro.
—¿Cómo fueron tus inicios deportivos en Esperanza?
—Yo arranqué en Alma Juniors. Hice todas las inferiores ahí hasta que a los 16 años empecé en Gimnasia de La Plata, en 2002. Hace 15 años que estoy dando vueltas y llega un momento en que uno quiere empezar a disfrutar de otras cosas también. El básquet me ha dado todo. Uno tiene suerte de poder trabajar de lo que le gusta. Yo he podido jugar continuamente al básquet. Encontré en el TNA una categoría que me sienta cómodo, me permitió hacer otras cosas. Estuve seis años en Junín. Se dio la posibilidad de hacer otras cosas en Junín y uno lo toma por ese lado. El básquet es una profesión donde es muy difícil terminar a los 30 y pico y decir: “No hago más nada”. Todos sabemos que tenemos que apostar por otras cosas.
—¿Deportivamente te queda algún objetivo por cumplir?
—Me quería sacar la espina de lograr un ascenso y un campeonato. Se me negó con Ciclista y con San Martín de Corrientes. Llegó en el momento en que menos presión me había puesto y en el año más difícil. En el primer TNA con 26 equipos ascendió uno solo. Era una posibilidad muy remota y llegó el año pasado (con Hispano). Llegó en un momento hermoso. Es el logro más importante que pude tener desde hace muchos años.

“Un ascenso es demasiado poco”

Oprandi también se refirió al TNA como competición. Un campeonato de segunda que sólo permite un ascenso a la división de oro argentina. “Por ahí no se le da la importancia que se le tiene que dar y no se premia el esfuerzo. De 26 equipos, un solo ascenso es demasiado poco. No es justo. Son pocas fichas. Entre todos los que queremos la categoría habría que hacer algo y empezar a ver si se pueden cambiar un par de cosas”, opinó el santafesino. “Muchos clubes hacen un esfuerzo tremendo por jugarlo. Acá en Carmen de Patagones el club juega con la cantera. No lo he visto en muchos lugares. Hace un esfuerzo tremendo para jugar la categoría. No tiene un apoyo grande de ningún lado salvo del municipio, que se nota. Es difícil jugar un TNA”, agregó.
Con relación a la televisación que tiene esta competencia afirmó: “Cuando vino DeporTV a Carmen de Patagones se veía que todo el mundo estaba contento y agradecido de poder mostrarle al país un club como Atenas. Lo disfrutaron muchísimo”.




+ Noticias

Reunión y propuestas para reducir el impacto de las inundaciones
Representantes de cámaras empresarias de Santa Fe, Córdoba, La Pampa y Buenos Aires plantearon en el Ministerio del Interior de la Nación la necesidad de obtener la facilidades de acceso al crédito ante la difícil situación económica en que se encuentran las localidades afectadas por el agua. También se habló sobre los avances y requerimientos en infraestructura.

Reunión y propuestas para reducir el impacto de las inundaciones

Colón quedó entre los escoltas
Los sabaleros ganaron el sábado y quedaron con 12 puntos, a seis del puntero, Boca Juniors. Derrotas de Unión, Central y Newell’s.

Colón quedó entre los escoltas


En Portada

Reunión y propuestas para reducir el impacto de las inundaciones
Representantes de cámaras empresarias de Santa Fe, Córdoba, La Pampa y Buenos Aires plantearon en el Ministerio del Interior de la Nación la necesidad de obtener la facilidades de acceso al crédito ante la difícil situación económica en que se encuentran las localidades afectadas por el agua. También se habló sobre los avances y requerimientos en infraestructura.

Reunión y propuestas para reducir el impacto de las inundaciones