Viernes 24.11.2017 | 11:55 hs (Sta Fe)


07-09-2017 / Asociativismo

Unirse no tiene que ser un problema

La especialista Paula Vinocur estuvo en Santa Fe en el marco de las capacitaciones del Foro de Capital para la Innovación y abrió el juego a la temática de la asociatividad.


Valeria Elías
redaccion@miradorprovincial.com


Una vez escuché la frase “sociedad, suciedad” desde entonces, la palabra socio pasó a ser un problema. Hoy en día, la realidad demostró que no tiene por qué ser así: la especialista Paula Vinocur estuvo en Santa Fe en el marco de las capacitaciones del Foro de Capital para la Innovación y abrió el juego a la temática.
No es raro ir por la vida y cruzarse con gente que más o menos piensa como uno, tiene iniciativa o bien, se logra cierta simbiosis que provoca una intención de colaboración y trabajo en conjunto. Pero, cuando se trata de negocios, este tipo de cuestiones hay que saber analizarlas y no tomar decisiones apresuradas. Sobre esto, Paula Vinocur que es especialista en la temática, profesional con sólida trayectoria en el área de gestión y coordinación de equipos y proyectos organizacionales, explicó: “lo primero que pensamos cuando se habla de asociatividad es que hay una o más personas que se juntan, se juntan de cierta manera que tiene una estructura o cierta organización que los diferencia de un grupo de gente, porque sino todo el mundo estaría realizando asociatividad. Asociarse tiene algunas reglas y algunas particularidades”.
En este sentido Paula explicó cuáles serían los puntos que se establecen a la hora de asociarse “primero que nada vamos a hablar de establecer algunos acuerdos de base, tratar de no asociarse a alguien porque se nos cruzó en el camino (familiares, amigos, gente que confía en los proyectos) no tiene mucho fundamento, son relaciones afectivas o emocionales. Asociarse es un acuerdo de partes, no siempre estos acuerdos tienen la misma importancia, el mismo compromiso de las dos partes”.
Ante la pregunta de cómo se establecen los puntos del acuerdo sin entrar en conflicto Vinocur profundizó “la única respuesta a eso es hablando, es la única clave del éxito, que vos puedas hablar de todo aquello que parece incómodo, que parece difícil pero que lo hables al inicio, cuando está todo en frío. Es casi la analogía como con un matrimonio: para que la asociación funcione con mayor probabilidad de éxito todas esas conversaciones que resultan difíciles hay que tenerlas antes, y la única herramienta que funciona es hablar, todas las veces que sea necesario para estar seguro que la persona que se elige es tu socio, o es lo que realmente necesitás para agregarle valor a tu proyecto”.
Desmitificando
Las conversaciones, aunque muchas veces se consideran densas o molestas, son la clave, el secreto para poder mantener una relación sana.
Según la experta, “las conversaciones no se tienen una vez y nunca más. Hay que aprender a mantenerlas permanentemente. Es una práctica propia de las sociedades. Las sociedades deben hablar entre sí. Si los socios no se hablan y esperan el final del año, el cierre del balance, para sentarse a charlar estoy segura que van a guardarse muchas cosas que con el paso del tiempo ya están prescriptas, y el comentario por lo general cae mal porque es atemporal y cuando es atemporal no funciona, no sirve, no produce efecto. Lo único que produce es un roce.
“Entonces lo que se apunta a trabajar antes de llegar a ese punto, establecer un cronograma de trabajos en el que además de revisar los costos, el funcionamiento de tu empresa, el servicio y la calidad de los productos que estás entregando, puedas ir monitoreando cómo va esa asociatividad, porque es una relación cambiante. Incluso pueden cambiar hasta los porcentajes, pueden cambiar los roles. Ejemplo: ‘cuando nosotros iniciamos este proyecto se hacía 50 y 50, por ahí al año ya no hay que hacer 50 y 50, por ahí contratamos un equipo y ahí los roles son distintos’; culminó Paula.
Luego aclaró “no podemos pretender que sea válida una conversación de hace uno o dos años, cuando el período fue avanzando, el proyecto cambió, armamos un equipo, tenemos otro producto, incluso crecimos; entonces hay que ser flexibles para poder estar predispuestos a hablar de que las cosas cambian y que uno debe acompañar ese cambio. Como siempre los cambios cuestan. La relación con el cambio es difícil, pero a la asociatividad también le afecta el cambio”. La comunicación asertiva es, en este punto, la solución y sobre todo la prevención de futuros problemas en la sociedad.
Teniendo en cuenta la impulsividad que muchas veces caracteriza al ser humano, Paula enfatizó “una parte de los seres humanos es impulsiva; la otra es reservada y ahí tenés un primer problema, porque vas a tener a alguien que te va a ‘vomitar’ en la cara todo lo que piensa y se lo guardó mucho tiempo y hay otro que se va a mantener en silencio. Ambos escenarios son de temer, y uno piensa: ‘Cómo no me dice nada, capaz que no le importa, no le interesa’ y así se va armando la fantasía alrededor de lo no dicho”.
“Es por eso que nosotros -agregó la especialista- insistimos con el tema de la palabra, porque si no hay palabra cada uno trabaja con su fantasía solo. Entonces esto es todo lo contrario a lo que queremos lograr que es que comunión, complementariedad, sinergia, en definitiva esa asociatividad está atravesando un problema, los problemas son parte de estas relaciones. No hay matrimonios perfectos y felices toda la vida, pero sí hay matrimonios que duran, hay que atravesar esas situaciones, enfrentarlas y hay que aprender a no tomarlo de manera personal”.
¿Quién se queda con el perro?
Hay un momento culminante en las relaciones, el punto en el convivir con el otro ya no es satisfactorio. Ya no se puede más. Entonces, hay que tomar la decisión menos esperada desde el inicio. Para Paula Vinocur es importante que esta parte sea hablada desde el principio, “es importante hablar de esto cuando nos queremos, cuando todo está bien, preguntarnos ‘¿qué pasa si no funciona?’”.
“En mi trabajo de evaluadora con emprendedores siempre pregunto cosas muy parecidas por ejemplo: ‘¿qué pasa si alguno de los socios deja el proyecto?’; en el momento en que están ellos dicen ‘es imposible. Eso no va a pasar. Nosotros tres somos recontra unidos. Somos amigos de siempre, amamos el proyecto’. Pero imaginate que uno se gana una beca de miles de dólares para ir a estudiar al lugar del mundo más copado durante un año, ¿no puede pasar eso?; ‘no bueno, no me lo imagino, no lo pensamos’. Correcto, ese es el punto: hablen de eso, que pasa si ella se queda embarazada y necesita un año de licencia, o con su marido se van a vivir a otro país. Hablen de eso”.
La especialista plantea que a ella no le gusta pintar el peor escenario, pero sugiere que dentro de su experiencia ha visto que pasan muchas cosas en el medio de una sociedad, que pasan seguido si las personas son inquietas, activas, curiosas, personas que están en movimiento les ocurren las oportunidades que son individuales. La solución no siempre es que el otro se vaya, sino que hay otras posibilidades que se pueden manejar. En tanto se discuta y se concrete un proyecto en común. Es decir, trabajar para que el proyecto funcione aún a pesar de todo.
De esta forma termina diciendo que “hay un punto en donde la asociatividad tiene que dar lugar a armar una empresa, armar un equipo, entonces los socios que al inicio creen que van a hacer todo, llega un momento en el que no lo van a poder hacer. Entonces, ese corrimiento también va a haber que atravesarlo, sino tu equipo no crece”.

Bases sólidas

Es importante seleccionar las personas con quienes vamos a compartir más de un día en la vida. Los socios no sólo deben ser compatibles en la idea, sino que también deben complementarse en las cuestiones esenciales de la vida. Según la especialista estos son valores y principios.
“Nosotros hacemos hincapié en los valores, en el sentido de qué es importante para cada uno, y qué es lo que lo va a hacer no aceptar un proyecto y cuál es tu límite. Que sepa muy bien el límite tuyo, conozcas el límite del otro. Es decir, que entiendas cómo va a funcionar a la hora de que el otro te diga ‘a ese cliente no lo agarro’, ‘a este contrato no estoy dispuesto de hacerlo de esta forma’. Entonces, los valores son críticos porque no están en la superficie no es lo que uno ve todo el tiempo. Cuando llega a ese punto si no hay un acuerdo, si no hay una pre-sabiduría de lo que el otro piensa, es un conflicto seguro”, terminó resaltando Paula.
En este sentido agregó “lo segundo son los objetivos ‘para qué lo hago, qué me mueve a mí, cuál es mi motivación de hacer este proyecto, subirme a este barco, por qué lo haces vos y por qué lo hago yo’. Esto no quiere decir que hay un objetivo bueno y uno malo, pero que todos sepamos que a vos te corre el dinero, a mí la fama, al otro le afecta lo que sus padres piensan, a cada uno nos corren cosas distintas.
“Y el tercer punto -enumeró Vinocur- es qué entendemos por éxito, ‘qué entiende cada uno por éxito, cuándo lo vamos a festejar, vamos a festejar el primer contrato o el primer millón, la torta bien hecha o la torta mil vendida’, qué es lo que cada uno va a festejar, porque eso también marca un norte, el que puja, cada uno va a pujar para ese lado. Si no hay un mínimo acuerdo, no hay un plan, para darle satisfacción a todos los gustos, a todos los éxitos, eso también genera conflicto”, consideró.
Si se logra la armonía entre estos tres puntos, es decir, ampliar las oportunidades, esto beneficia al grupo porque en el momento en el que alguno pierde su luz, el otro sigue el camino con su luz, y entonces el otro puede arrimarse como a un faro, y este también es el secreto de la asociatividad, complementarse.

Sobre el Foro de Capital para la Innovación

Este foro es una iniciativa de 17 instituciones de los sectores científico-tecnológico, productivo, financiero y estatal. Busca propiciar el encuentro entre emprendedores, la comunidad empresarial y los inversores interesados en financiar empresas con alto potencial de rentabilidad. El principal objetivo de esta iniciativa es que las ideas, descubrimientos científicos y avances tecnológicos generados en nuestra región tengan el sustento necesario para transformarse en proyectos productivos.
En ese sentido, el foro genera acciones que permiten detectar proyectos con alto potencial, darlos a conocer a inversores interesados en la realización de buenos negocios y difundir herramientas de financiación para procesos productivos que están fuera del sistema crediticio. El foro busca también generar relaciones y ámbitos de cooperación entre los actores públicos y privados de la región.

+ Info
El próximo foro se llevará a cabo el 30 de noviembre en la Bolsa de Comercio de Santa Fe, San Martín 2231. Más información en: www.forocapital.org.ar

Es importante seleccionar las personas con quienes vamos a compartir más de un día en la vida. Los socios no sólo deben ser compatibles en la idea, sino que también deben complementarse en las cuestiones esenciales de la vida. Según la especialista estos son valores y principios.





+ Noticias


En Portada