Miércoles 20.09.2017 | 08:06 hs (Sta Fe)


11-09-2017 / Entrevista con Alejandro Repetto

“La tecnología democratiza”

Es responsable del área de Innovación del Ejército Argentino, inventor y fundador de empresas tecnológicas. Su visión del futuro y los desafíos para adaptarse al mundo que se viene.

Ignacio Negri
redaccion@miradorprovincial.com


La Universidad de la Singularidad (Singularity University) está en Silicon Valley, San Francisco (EE.UU.). El objetivo de este centro de estudio es reunir e inspirar a un grupo de mentes brillantes para debatir entre todos sobre el futuro que nos espera. Y Alejandro Repetto fue uno de los elegidos para estar en ese grupo de selectos.
Además de ser el jefe de Innovación del Ejército Argentino, Repetto es científico e ingeniero en informática de base. Se capacitó también en la NASA, donde estudió la filosofía de las tecnologías y su impacto social, y se desempeña como investigador principal en laboratorios nacionales. En su currículum tiene también haber fundado 4 empresas, en 3 de las cuales sigue estando al frente y también ser el creador, junto a su socio, del espacio NETI (No Todo Está Inventado), un lugar ubicado en Buenos Aires donde aquellas personas que tienen una idea no se van hasta que la lleven al plano de la realidad. Repetto contó su experiencia en una entrevista con Mirador Provincial.
—¿Cómo es tu trabajo en el Ejército?
—Trabajo puntualmente en un laboratorio que se llama Cideso (Centro de Investigación y Desarrollo de Sistemas Operacionales) donde cubrimos las áreas de Simulación y Comando, y de Control. Trabajamos mucho en temas relacionados al apoyo a la comunidad, como cuando hay un alud o un incendio. Lo que siempre llega primero son las fuerzas armadas y las formas de coordinar un salvataje se parecen mucho a las formas de coordinar un conflicto armado. Todo lo que hace el ejército está muy relacionado a emergencias y catástrofes.
—¿Qué es y cómo llegaste a formar parte de la Singularity University?
—Es un centro de estudios sobre tecnologías disruptivas. El curso más largo dura 80 días, donde seleccionan a 80 personas de todo el mundo para abordar 6 ó 7 verticales tecnológicas y 6 ó 7 desafíos de la humanidad que con esas verticales deberíamos resolver. Las verticales son, por ejemplo, la computación, las comunicaciones, la robótica, la biotecnología, la medicina, el diseño y la inteligencia artificial.
Con esas tecnologías se deberían resolver los grandes desafíos de la humanidad que son la educación, la salud, la pobreza, el hambre y el agua, entre otros. Hay personas que están en tu misma clase que son premios Nobel y uno puede estar en una situación de proximidad. Podés estar tomando un café con un astronauta.
—¿Cómo es el acceso a este tipo de lugares?
—El acceso es raro porque nadie sabe cómo te seleccionan. Hay que ser bastante amplio en tu campo de investigación. Pero a cada uno lo eligen en función de los otros 79. Cada curso es distinto. Van balanceando en conocimiento, experiencias, edades, cultura. Es bastante exclusivo pero no hay un patrón en la elección.
—En algunas entrevistas que te hicieron te definís como un inventor. ¿Qué es ser un inventor?
—Ser un inventor es que no te guste el estatus quo, que no te guste lo que ves, entonces vas y lo cambiás. Sinceramente no encuentro una definición más compleja y engloba a todas las visiones. En NETI (No Todo Está Inventado), por ejemplo, siempre hay algo por inventar y un paso para dar adelante, siempre hay algo que no te gusta y que lo podes mejorar. Hay una lógica humana que tiene que ver con buscar excusas. Muchos dicen “tengo una idea fantástica, pero me falta el torno, el plástico”. Bueno, en NETI empezamos a pensarlo como el lugar para que no haya excusas. Tenemos todas las herramientas, desde impresoras 3D hasta martillos, para que la gente vaya y pueda crear.
—¿Alguien tiene la última palabra en todos estos cambios que se están dando?
—Para mí no y eso es lo divertido. Creo que la tecnología democratiza, es conocimiento que está en todos lados y cada vez es más accesible. Mañana puede aparecer un individuo compitiendo con una multinacional, ya no hay necesidad de moverte y las reglas de juego se van acomodando para todos.
—Recién hablabas de las multinacionales. Hay muchas de ellas, sobre todo las petroleras, que están replanteando su futuro a mediano plazo porque la matriz energética está cambiando. ¿Vamos a ver muchas modificaciones en las industrias tradicionales?
—Se están desafiando a muchas industrias y las empresas están sintiendo el cimbronazo. En relación con lo que mencionás, las empresas que se dedican a la energía empiezan a mirar con otra cara a las energías renovables y probablemente desaparezcan como las conocimos hasta ahora. Pasa lo mismo con empresas más cercanas, como con los taxis con Uber o las agencias de turismo con Despegar o Tripadvisor. Es real. Está pasando.
—¿Qué está pasando en la industria automotriz? ¿Qué es el auto autónomo?
—Con los autos autónomos puede haber gente que se quede sin trabajo, pero el que va y viene de su pueblo a la ciudad a trabajar todos los días, está perdiendo unas 3 horas diarias conduciendo. Con el auto autónomo, esa persona podría ir trabajando, aprendiendo un idioma, viendo una película, descansando, etc. Al auto autónomo la gente lo sigue pensando como si fuera un auto tradicional, pero un auto no tripulado puede ser una peluquería, un salón de reuniones, un bar, no me hace falta ni que tenga ventanas. Según un estudio, con los autos autónomos es probable que sobreviva uno de cada 15 autos que hay ahora porque estarían funcionando todo el tiempo. No hay necesidad de que esté parado en la puerta de mi casa, si puede estar andando. Eso invita a repensar toda la industria automotriz porque hoy tengo un auto en la puerta de mi casa esperando la nada misma. El 95% de los autos no funcionan ni el 10% del tiempo y eso es una pérdida de recursos salvajes para que duerma en un garaje.
—¿Cómo impactan estos cambios en la mano de obra?
—Decir que la robótica reemplaza a la gente y la gente deja de trabajar tiene la misma lógica que decir que la máquina de vapor reemplazó al tipo que llevaba el carbón al hombro. La máquina reemplaza a la gente, pero en los trabajos más aburridos, en los trabajos que menos se aporta el concepto propio del ser humano que es pensar. El ser humano no aporta nada en conducir un auto por ejemplo, es lo más automático que hay. Ni siquiera se piensa.
Lo lógico es que la gente haga cosas que tengan que ver con agregar valor, y en agregar valor, no está el robot. Es innegable que la adaptación a este nuevo mundo termina siendo algo complejo, sobre todo para la política pública. Yo creo que hay herramientas para entenderlo y empezar a tomar acciones preventivas, como por ejemplo, indagarnos sobre cómo vamos a educar a nuestros hijos para sobrevivir en un mundo que cambia todo el tiempo. Va a ser algo complejo, pero imparable.

Los cambios para los próximos 5 a 10 años

Consultado sobre qué puede cambiar con el avance de la tecnología en una proyección de 5 a 10 años, Repetto consideró: “Lo que está pasando es el machine learning, deep learning o inteligencia artificial en sus distintos sabores. Todos esos sensores que mencionamos anteriormente generan un montón de datos, la mayoría de esos datos que generan todavía nadie sabe para qué sirven”.
“Son datos -prosiguió el experto- que se van tirando en la nube, en una mega base de datos que todavía nadie sabe dónde está, Amazon, Google, Microsoft. Todos tienen sus nubes. Se está almacenando la historia de las mediciones de las cosas, con la visión de que alguna vez habrá una inteligencia artificial que logre sacar información de eso y se pueda hacer algo útil con eso”.

“Con la codificación del ADN -donde se virtualizó y se pudo poner en una computadora-, hubo una disrupción enorme en el campo farmacológico y me parece que cada vez que se profundiza mas la virtualización humana. La computadora puede hacer muchas cosas por el humano, mejores medicamentos, mejores tratamientos de salud”.

Autos con autonomía
La empresa Smart presentó en Alemania el auto no tripulado Vision EQ Fortwo. Cuenta con tecnología totalmente autónoma y llega a destino tomando el control de los pedales.




+ Noticias

Ganó Unión y perdió NOB
Una buena y una mala para los clubes santafesinos el lunes. Los rojiblancos superaron a Gimnasia, mientras los rojinegros cayeron ante Huracán. Mirá los resúmenes de los dos partidos.

Ganó Unión y perdió NOB


En Portada