Domingo 19.11.2017 | 15:08 hs (Sta Fe)


23-10-2017 / Copa Argentina

Central ganó un partido increíble

En un partido para el recuerdo, los canallas derrotaron por 3-2 a Godoy Cruz en el estadio de Instituto por los cuartos de final de la Copa Argentina en cancha de Instituto.


En un encuentro cambiante y plagado de emociones, Central triunfó y sigue vivo en la Copa Argentina 2017. Superó por 3-2 a Godoy Cruz Antonio Tomba tras estar perdiendo 2-0 y con un hombre menos en gran partido del encuentro. La victoria pone a los auriazules en las semifinales de la copa.
A los 40 segundos, tras una falta a Santiago García, Fernando Tobio fue expulsado. En ventaja númerica, el Tomba encontró dos goles. Primero fue el Santiago Morro García el que anotó. El uruguayo disparó de primera tras un pase atrás a los 6 minutos. A los 36, Central tuvo la chance de empatar por un penal. Sin embargo, Marco Ruben pateó débil y el remate fue atajado por el portero Leonardo Burián. A los 42, Godoy Cruz amplió la ventaja al cabecear Fabrizio Angileri una pelota enviada desde un córner. Se fueron al descanso con el 2-0 a favor de los tombinos.
En la segunda parte, todo cambió. A los 60, Washington Camacho descontó con un remate de izquierda. 12 minutos después, Guillermo Pol Fernández, del conjunto albiazul, vio la roja.
Ya 10 contra 10, Central se animó a buscar el empate. Lo alcanzó con un remate de emboquillada de Federico Carrizo que un defensor del Tomba sacó, pero ya cuando había cruzado la línea de meta (minuto 75). Con el envión del empate, los canallas buscaron la victoria. Y la encontraron con un cabezazo certero del ingresado Fernando Zampedri a los 87.
Final y delirio para los auriazules en Alta Córdoba. Con esta victoria, quedó asegurada la continuidad de Paolo Montero como director técnico de Central.




+ Noticias


En Portada

La industria del biodiesel sigue con bajo optimismo
Con un 95 por ciento de la capacidad de producción argentina instalada en el Gran Rosario, el rubro celebra la oportunidad de exportar a Europa, aunque aseguran que el viejo continente no alcanza para empardar los volúmenes que en 2016 se enviaron a Estados Unidos.

La industria del biodiesel sigue con bajo optimismo