Domingo 19.11.2017 | 15:08 hs (Sta Fe)


30-10-2017 / En Rufino

Crearon un equipo que entrega agua y alimento para perros a cambio de basura reciclable

El invento, patentado por el ingeniero industrial Rubén Gramajo es único en el país y desde hace 10 días está instalado en la plaza principal de la ciudad, en la esquina de Juan B. Justo y España. Se llama ecomedero y es un equipo con doble propósito: concientizar a la sociedad en la separación de residuos y en el cuidado de las mascotas.


Pablo Rodríguez
redaccion@miradorprovincial.com


De dimensiones similares a un baño químico, cuando una persona se acerca e ingresa plásticos, aluminio, vidrio o pilas, la máquina lo reconoce y a cambio entrega una ración de alimento y agua para perros. La idea llevó cuatro años de desarrollo.
Gramajo contó que es fanático de los perros de toda la vida y que en el 2013 empezó a vincularse con la Municipalidad de Rufino para asesorarlos en materia de gestión de residuos. “Me puse a ver cómo podía relacionar las dos cosas, el fanatismo por los perros y el manejo de la basura. Avancé con una estructura diferente hasta que terminé en algo parecido a lo que tengo hoy. En el medio mucha gente me dio opiniones. E incluso contacté a protectoras de animales de diferentes lugares del país. Pude llegar a la conclusión de qué era lo que quería”, explicó el inventor.
La novedosa iniciativa sorprendió a los vecinos que rápidamente entendieron el mensaje. “Me sorprendió mucho la respuesta de la gente y sobre todo los chicos que se engancharon enseguida, tanto los pequeños como los adultos mayores”, aseguró, reconociendo en este sentido que los niños y los adultos son a su entender quienes más conciencia tienen en la sociedad acerca del cuidado del medioambiente y de los animales.
“Los nenes salían a recolectar botellas en la plaza y en el centro de la ciudad para traerlas y dejarlas en el lugar que correspondía”, agregó.
Rápida implementación
En sólo diez días, hubo más de 600 unidades de material reciclado dentro del ecomedero que luego fueron destinados a los puntos limpios y a la planta de reciclaje, donde se recupera. Esa cantidad equivale a más o menos 40 kilos de alimento para perros entregados hasta el momento.
“Averigüé bastante y no lo vi en otros puntos del país. Hay algo similar en Turquía, pero en el resto del mundo no sé si existen mucho más”, describió el ingeniero.
Es para señalar que el aparato funciona a energía solar. Cuesta alrededor de 200 mil pesos y el mantenimiento corre por cuenta de la Municipalidad de Rufino, que retira todo lo que se recolecta, recarga el alimento y el agua, cada 24 o 48 horas.
Tiene seis “caras”, donde luego de introducidos los desechos por una manga especial, el equipo deja caer alrededor de 100 gramos de ración de alimento balanceado. Para volver a utilizarlo, se deben esperar dos minutos a que el equipo se organice y que el perro sobre todo, coma tranquilo o que la gente no se lleve al alimento.
El equipo está monitoreado por sistema de videovigilancia para evitar hechos de vandalismo y tiene una autonomía para funcionar sin luz solar de 48 horas. Se abastece con paneles de 675 wh. La tolva interior almacena hasta 25 kilos de alimento balanceado y acopia 25 litros de agua.

Es para señalar que el aparato funciona a energía solar. Cuesta alrededor de 200 mil pesos y el mantenimiento corre por cuenta de la Municipalidad de Rufino, que retira todo lo que se recolecta, recarga el alimento y el agua, cada 24 o 48 horas.

El equipo está monitoreado por sistema de videovigilancia para evitar hechos de vandalismo y tiene una autonomía para funcionar sin luz solar de 48 horas. Se abastece con paneles de 675 wh. La tolva interior almacena hasta 25 kilos de alimento balanceado y acopia 25 litros de agua.




+ Noticias


En Portada

La industria del biodiesel sigue con bajo optimismo
Con un 95 por ciento de la capacidad de producción argentina instalada en el Gran Rosario, el rubro celebra la oportunidad de exportar a Europa, aunque aseguran que el viejo continente no alcanza para empardar los volúmenes que en 2016 se enviaron a Estados Unidos.

La industria del biodiesel sigue con bajo optimismo