Domingo 19.11.2017 | 15:08 hs (Sta Fe)


31-10-2017 / Obras

Rafaela: reconstrucción de las veredas de la plaza 25 de Mayo

Avanzan las mejoras en las veredas de la plaza 25 de Mayo, en el sector sureste frente a la Catedral San Rafael. La semana pasada se colocó el hormigón rodillado y los adoquines peatonales luego de realizar la rotura y remoción de la vereda existente, el movimiento de suelo y la nivelación. Además, en el lado este, comenzó la rotura de las veredas que tendrán el mismo tratamiento que las otras.


La secretaria de Desarrollo Urbano de la Municipalidad de Rafaela, Mariana Nizzo, explicó que “esto forma parte de un plan de reforma urbana de todo el casco céntrico. Vemos que los materiales utilizados son los mismos que en las esquinas de avenida Santa Fe, los ladrillos intertrabados”.
Los trabajos se enmarcan en “la idea integral que tenemos pensada para el casco urbano que no es solamente la vereda perimetral, sino que hay un proyecto mucho más ambicioso que había surgido en un concurso de ideas para prolongar y extender la plaza hacia los bordes del área de estacionamiento”.
También adelantó que la obra incluye la modificación del cantero perimetral (dársenas) de la plaza para incorporar una ciclovía y reducir la circulación vehicular a un solo carril, la ejecución de desagües y un plan de reforestación. “Con la ciclovía queremos seguir promoviendo la movilidad sustentable, accesibilidad del espacio público, calidad y poner más iluminación. Son todos los ejes que forman parte de este plan de mejora”.
Cabe destacar que la obra se ejecuta con personal y equipos propios del municipio y apunta a priorizar espacios peatonales de circulación y permanencia, para hacer de la plaza principal de esa ciudad un lugar más accesible para todos.




+ Noticias


En Portada

La industria del biodiesel sigue con bajo optimismo
Con un 95 por ciento de la capacidad de producción argentina instalada en el Gran Rosario, el rubro celebra la oportunidad de exportar a Europa, aunque aseguran que el viejo continente no alcanza para empardar los volúmenes que en 2016 se enviaron a Estados Unidos.

La industria del biodiesel sigue con bajo optimismo