Domingo 19.11.2017 | 15:08 hs (Sta Fe)


31-10-2017 / Mediante un sistema colaborativo

Mamita Peyote graba su segundo disco de estudio

La banda rosarina aprovechó la plataforma Panal de Ideas para poner a la preventa su segundo material discográfico.


Diego Montejo
redaccion@miradorprovincial.com


Actualmente Mamita Peyote se encuentra en los estudios Penny Lane de la ciudad de Rosario, grabando 13 canciones propias bajo la tutela sonora del gran Carlos Altolaguirre, ganador del premio Grammy por su trabajo como ingeniero de sonido con Fito Páez.
Quienes estén interesados, pueden comprar anticipadamente el disco en panaldeideas.com. El monto que deberá recaudar la banda es de 150 mil pesos y equivale a la grabación/mezcla/masterización del disco y a la réplica de mil discos. “Espero que cada vez se haga más conocida -en referencia al sistema colaborativo- porque nos permite llevar a cabo nuestros proyectos con una cintura y una flexibilidad que de otra manera no sería posible”, reconoce la cantante de Mamita Peyote, Eugenia Craviotto Carafa.
“Llegamos a esta instancia de grabar nuestro segundo disco de esta manera, porque nos parece una herramienta novedosísima y super interesante, y es la que te da el verdadero sentido de la autogestión, es la banda en comunicación directa con el público, el público que te sigue, que va a los recitales”, dice Eugenia, que además reconoce que cuando es autogestivo, cuesta muchísimo más la difusión de la propuesta musical.
—¿Cómo van a trabajar en este disco y qué criterios utilizaron, cuál es la línea musical?
—Siempre tenemos en cuenta dos grandes pilares en el concepto de la música. Primero la sinceridad, hacemos lo que nos gusta, y lo otro, es la característica de la banda, fusionar distintos géneros. La sinceridad está muy presente en el criterio de elección de canciones para nuestros discos. Ahora elegimos estas canciones que nos encantan. Hay un par de géneros nuevos; hay uno que es medio reggaetón con un tinte balcánico al que le pusimos Balkaniton, que es el corte difusión que se llama “Como diablito”.
—¿Qué es lo que van a encontrar quienes compren el disco?¿Hay cosas diferentes, nuevas apuestas musicales y estéticas?
—No sé si se van a encontrar algo diferente, yo creo que sí se van a encontrar con algo mucho más maduro. Un sonido y un audio muy bien trabajado, muy bien pensado desde el minuto uno. Este disco lo agarramos con mucha más madurez y experiencia y eso se va a notar. Eso van a encontrar los que ya conocen la banda.
—¿Este disco también tiene que ver con vos? Además de ser una gran artista sos una gran gestora con una tenacidad inaudita.
—Es una característica mía, es una perspectiva, un poco la visión de uno de la vida. Sin preocuparme, pero también ocuparme de las cosas, me gusta mucho ponerme todo al hombro, como dije antes, guerreros del hacer e ir para adelante. Hay un profesor mío de filosofía que dice “no recular ni para tomar envión” y eso tiene que ver con la seguridad que tengo con lo que estoy haciendo. Esto es lo mío, nací para hacer esto, descubrí en el primer disco la composición y me enamoré completamente, entonces también soy laburante, en el sentido de que me gusta leer, descubrir nuevas cosas que me enriquezcan para que después, eso se traduzca también, en los niveles de composición, en recursos lingüísticos, o no sé, cosas que hagan a un crecimiento. Soy muy intensa, eso tiene sus cosas positivas y negativas, los que están al lado mío a veces me quieren matar de la misma manera que yo los quiero matar a ellos, pero bueno, siempre para adelante, siempre pensando en que estamos acá, no sabemos para qué, pero tenemos esa certeza que es hacer música y pasarla bien y hacer que de alguna manera esta propuesta musical viaje por todos lados.
Lo testimonial
—Además de tener un estricto compromiso con el arte también lo tenés con temas sociales; es común ver a la banda apoyando distintas consignas y luchas.

—Sí, yo creo que es muy importante el compromiso, volvemos a lo mismo, es la concepción que uno tiene del mundo. Están las personas que prefieren trabajo, casa, familia y no les importa más que eso. Y están quienes tienen algún sentido social y colectivo, una sensibilidad un poco más a flor de piel frente a una injusticia o a algo que no está bien en el mundo. Nosotros estamos en ese segundo grupo, por supuesto que cada uno tiene su visión y la respeto, pero a mí me parece fundamental que un artista pueda transmitir una idea con claridad, un ideal del cual esté seguro. Como vos dijiste antes, que yo era muy insistente en mis ideales, muy segura, muy convencida, no sé si insistente, pero sí convencida. Me parece mucho más inspirador un artista que se juega y tiene un ideal claro y lo trasmite, a alguien que simplemente cante o sea un actor que haga su talento y cuando lo escucho hablar nada, cuenta cosas de su vida privada, simplemente no me deja ningún mensaje.

La idea

La banda comenzó en el 2011 con un formato y una idea muy clara: la fusión de géneros musicales diversos. “Tuvimos muchas gratificaciones”, recuerda su cantante, Craviotto Carafa. En 2015 ganaron el premio Igualdad Cultural de la Secretaría de Cultura de la Nación lo que les permitió grabar su primer disco, que después, estuvo nominado a los premios Gardel como “mejor álbum reggae y de música urbana”. De ahí en más comenzaron a transitar los escenarios nacionales hasta llegar al Cosquín Rock.

Integrantes
Voz: Eugenia Craviotto Carafa.
Guitarra y trombón: Charly Bertolin.
Trompeta: Javier Díaz.
Guitarra: Fede Mendo.
Batería: Sebastián Cudo.
Bajo: Carlos Cubero.
Teclados: Pato Masini.

Nueva fecha
El 18 de noviembre a las 22 estarán tocando en Rosario en el bar Pugliese -Corrientes 1.530- junto a La Orquestonga de Buenos Aires y Kandan Reggae. En esta ocasión adelantarán temas del nuevo disco que se presentará en el verano de 2018.





+ Noticias


En Portada

La industria del biodiesel sigue con bajo optimismo
Con un 95 por ciento de la capacidad de producción argentina instalada en el Gran Rosario, el rubro celebra la oportunidad de exportar a Europa, aunque aseguran que el viejo continente no alcanza para empardar los volúmenes que en 2016 se enviaron a Estados Unidos.

La industria del biodiesel sigue con bajo optimismo