Domingo 19.11.2017 | 15:08 hs (Sta Fe)


06-11-2017 / Para abastecer Argentina, Brasil e Inglaterra

General Motors innova y va por más

La planta de General Motors en Alvear mantiene su ritmo de crecimiento e innovación. La compañía continúa invirtiendo y apostando por una sede que hoy fabrica tres productos: el Chevrolet Cruze sedán, el Chevrolet Cruze Hatchback y el motor 1.4 turbo en tres versiones (para los mercados argentino, brasileño y europeo).


Mirador Provincial
redaccion@miradorprovincial.com

En el sur de nuestra provincia, a pocos kilómetros de Rosario, General Motors Argentina se propone nuevos objetivos con la producción del Chevrolet Cruze. Un coche moderno, con la incorporación de tecnología a bordo y un motor turbo, chico y muy eficiente. La firma se dedica a ese modelo en sus dos versiones y a los motores de ese coche en tres tipos diferentes para tres mercados diferentes: el argentino, el brasileño y el inglés.
Por otro lado, la compañía se dedica a cuidar de manera extrema su política verde por la gran responsabilidad que tiene como fábrica grande.
La fábrica automotriz comenzó en 1997 con el Chevrolet Corsa classic, un modelo que tuvo muchísimo éxito en nuestro país. Ese coche cuatro puertas, además de sus otras versiones, dejó de fabricarse el año pasado. Hoy GM Argentina se dedica exclusivamente a los dos automóviles mencionados y al 1.400 centímetros cúbicos que se exporta a Brasil (el LEX que funciona con alconafta) y a Europa (el LFE que anda a base de gas licuado de petróleo). Esta es la única planta en el mundo que fabrica este tipo de pieza para el mercado europeo. Se producen unos 90.000 motores de este tipo, 1.4, por año en el sur de nuestra provincia.
Además del popular Corsa, se ensamblaron y produjeron otros coches en estos 20 años de vida de la planta santafesina como la Suzuki Grand Vitara o el Chevrolet Agile. Los avances tecnológicos en estas dos décadas fueron muy grandes. La incorporación de computadoras cambió muchísimo a los vehículos. En especial, en los últimos diez años donde la búsqueda de confort dentro del auto llevó a incorporar decenas de elementos informáticos. El Cruze 2017 tiene equipamiento moderno con dispositivos que hacen más placentero y también más seguro el viajar dentro de él.
El modelo fabricado en la actualidad tiene una carrocería especialmente resistente que es antivuelco, tiene el sistema de estacionamiento automático, sistema de medición de distancia y otros avances. Innovaciones totalmente impensadas en 1997 en el viejo Corsa. En cuanto a ventas, el Cruze se va acercando a sus dos principales competidores desde hace varios meses: el Toyota Corolla y el Ford Focus. De enero a julio se produjeron 27.170 unidades. En Alvear, se producen 15 de esos autos por hora.

Un pueblo de 3.500 habitantes
El centro fabril tiene una gran extensión. La cantidad de metros construidos es de 123.884 metros cuadrados dentro de una superficie total de 1.206.488,42 metros cuadrados.
Unas 3.500 personas trabajan de lunes a viernes desde las 6 de la mañana en la fábrica automotriz. Dentro del complejo existen áreas donde los operarios pueden descansar y hacer ejercicios para mantener la salud física.
El consumo de energía eléctrica en la planta es el equivalente al de 100.000 personas. El de gas al de 10.000. Desde la compañía desde hace años hay una política de cuidado del medio ambiente. Son una empresa con certificados de eficiente energética como la ISO 50.001. GM Alvear fue el primer parque industrial con esa norma dentro de Argentina. Es la primera fábrica que arroja cero residuos a disposición final.
“Realmente fue muy duro, pero cuando uno lo va logrando la satisfacción que uno siente de eso es fantástica”, le comentó Raúl Ríos, gerente técnico de la compañía en Santa Fe, a un grupo de periodistas y allegados a los medios de comunicación en una recorrida extensa por la planta.
Con relación a los residuos, hay un lugar específico asignado llamado “ecoisla”. Allí se hacen ciertos tratamientos y después sale el material para que se reutilice, según aseguró Ríos. “Tratamos de ser extremistas en el tema de cuidado de energía. Nos medimos en todo”, dijo el gerente. “Es un compromiso muy grande que queremos transmitir”. Por otro lado, hay un aprovechamiento del agua de lluvia que cae sobre la planta. Hay acumuladores con capacidad para guardar 40.000 litros. Ese líquido se utiliza para los sanitarios.

Recorrida porla planta
Mirador Provincial, con dos representantes, formó parte de esa visita. Se pudo observar de manera detallada cómo se construyen las partes de cada vehículo. En la zona de carrocería se pudo observar cómo robots supervisados por personas construyen con precisión milimétrica las partes del chasis.
Dentro de la planta hay medidas de seguridad a cumplir como el uso de casco y anteojos de protección. Estas normas deben ser respetadas tanto por visitantes como por trabajadores. Aquí se puede apreciar la típica secuencia de trabajo en donde una máquina robótica moldea la parte exterior de un vehículo.
Otra sección es la parte de la pintura. Allí se define la tonalidad que va a llevar cada coche. Como en la parte de diseño de la carrocería, también aquí se emplean robots para ser precisos en ese aspecto.
La parte de motores está totalmente renovada. La automatización en esta área también es muy grande. Hay un control de calidad exhaustivo de cada pieza que lleva cada “corazón” de cada auto.
En el sector de ensamblado, la cantidad de robots es menor. Hay más personas que trabajan en el armado final. Allí hay que unir la parte motriz con los amortiguadores y las ruedas al chasis y a los elementos que tienen las puertas de cada auto junto al tapizado. También se ensamblan las partes electrónicas que tiene cada coche.
Finalmente, con el coche terminado, se lo enciende y se lo somete a distintas pruebas. Una de ellas es la de lluvia. Una precipitación intensa testea el buen acople de todas las piezas. Posteriormente, se saca al parque y se traslada a los distintos puntos de venta.

Primera incursión en 1925
La firma estadounidense General Motors arribó a Argentina en 1925. En 1978 se retiró del país y en 1993 regresó para seguir produciendo. La fábrica de Alvear dio sus primeros pasos, al comenzar a construirse, en 1995 y comenzó a funcionar en el segundo semestre de 1997.

Carrocería indestructible
El Cruze que se produce contiene partes de carrocería altamente resistentes que se usan como antivuelco. “Son más oscuras”, comentó Ríos. “Esas piezas tienen un sistema de producción que se llama ‘hot stamping’, estampado en caliente. Cuando eso se enfría es indestructible”.
“Cuando vinieron los técnicos para ver cómo era la carrocería en el primer auto para el Súper TC 2000, me llamaron y me preguntaron cómo mejorar esa chapa. Es indestructible. Con nuevas tecnologías podemos darle al cliente un auto más seguro”, aseguró el gerente.


+ Noticias


En Portada

La industria del biodiesel sigue con bajo optimismo
Con un 95 por ciento de la capacidad de producción argentina instalada en el Gran Rosario, el rubro celebra la oportunidad de exportar a Europa, aunque aseguran que el viejo continente no alcanza para empardar los volúmenes que en 2016 se enviaron a Estados Unidos.

La industria del biodiesel sigue con bajo optimismo