Domingo 19.11.2017 | 15:08 hs (Sta Fe)


08-11-2017 / Una cantante joven

Victoria Birchner, hija del viento y sus memorias

El jueves a las 21 la joven rafaelina se presentará en la sala Empleados de Comercio de Rosario (Corrientes 450) con un grupo de músicos de gran valor artístico. También habrá invitados sorpresa.

El viento traza la arena con sus pasos, mueve las hojas de los arbustos y le da poder al agua cuando deja de ser solo brisa. Su soplo es el refresco en la tarde primaveral y una cuchillada en los crudos inviernos. Los hay pampeanos, cuyanos, del norte y del sur. Están los que abrazan y los que pegan. Nos hace lagrimear y reír, pero por sobre todas las cosas, recordar, el viento siempre está y en cada pueblo y ciudad que recorre es memoria colectiva.
Victoria Birchner es una cantante de notable jerarquía vocal, dulce, apasionada. Su último disco Memoria del viento, es una muestra de esta capacidad que supo construir en su joven carrera. No es casualidad que el viento sea su eje disparador e inspirador, los autores que componen esta mágica obra producida por el enorme Franco Luciani son memoria, algunos recientes y otros de antaño, está Yupanqui, Teresa Parodi, Raúl Carnota y Ariel Ramírez junto a Tejeda Gómez, entre otros. Sus invitados: Juan Falú, Jorge Fandermole y Eduardo Spinassi, un parámetro de ética musical ineludible.
El disco fue editado por Acqua Records, recorre un repertorio folklórico que tiende puentes entre las nuevas generaciones de creadores y aquellos compositores ya instalados en el cancionero popular argentino. Fue grabado entre diciembre de 2015 y mayo de 2016 en las ciudades de Rosario y Buenos Aires, y el trabajo de mezcla y masterización estuvo a cargo del reconocido Jorge “Portugués” Da Silva junto a Osvel Costa.
El jueves a las 21 la joven rafaelina se presentará en la sala Empleados de Comercio de Rosario (Corrientes 450) con un grupo de músicos conformados por José “Chey” Ramos en guitarra y dirección, Leo Pretto en guitarra y Franco Ochat en percusión. La propuesta, una mixtura entre su trabajo anterior y nuevas canciones con una orientación similar, una búsqueda estética comparable a su pasado disco, pero con la premisa de concebir en un vuelo musical interno, más que oyendo sintiendo, sin algarabías ni necesidad de estridencia, solo con la música como detonador de sensaciones.
- ¿Qué cosas cambiaron en tu vida a nivel artístico después de grabar y transitar con este disco tantos escenarios del país?
- Compartir con estos músicos fue un aprendizaje en las grabaciones y los conciertos. También, aprender en lo musical, disfrutar y relajarse. Creo que, en todo este tiempo aprendí a disfrutarme a mí y a mis compañeros. Uno está siempre con la responsabilidad y la exigencia, aprender sin que eso desaparezca, se puede disfrutar muchísimo.
- ¿Qué cosas te acercan a autores como Zitarrosa, Leguizamón o Yupanqui, es algo que está en una parte de tu infancia?
- Muchas veces me pregunta la gente si compongo o si voy a componer. Lo que me pasa es que encuentro en estos autores lo que quiero decir, dicho de una manera increíble y maravillosa. Por supuesto que la infancia está presente en muchas de esas elecciones. Siempre que abordo una de esas canciones que estuvieron en mi niñez es muy emocionante, aparece la piel de gallina. También está el compromiso con algunas cuestiones sociales, cantar por los que no tienen voz o su voz no es escuchada. La música es una manera de exponer las injusticias.
- ¿Después de este concierto tenés algunos trabajos pendientes, ya estás armando tu verano?
- Con este concierto vamos a estar cerrando el año que fue realmente muy movido. Para el próximo año ya hay algunas cosas encaminadas. Siempre también con las ganas de seguir llevando este disco que, si bien ya tiene un año, todavía hay muchísimos lugares donde no fui a presentarlo. Seguramente que la idea va a ser un poco eso. También estaré haciendo música en Buenos Aires con Manu Navarro.
- El disco el primer lugar donde lo presentaste fue en Rafaela ¿Qué sensaciones tenés cada vez que volvés?
- En Rafaela está toda mi familia, que por cierto, es muy numerosa. Siempre los nervios están más presentes, están quienes fueron mis profesores de música de cuando era chica. Es algo muy fuerte volver y decir: “¡Ahora estoy haciendo esto!” También sentirme evaluada por mis profes, esas cosas de la adolescencia -sonríe-, es algo hermoso. Yo estuve trabajando en Rafaela siete años, iba todas las semanas a dar clases de canto así que lo familiar estaba muy cerca. En lo profesional, ir a cantar a Rafaela, tiene un plus de nervios.

Su biografía

Nace en Rafaela el 14 de febrero de 1991, inicia su camino en la música a los 14 años en la escuela 22 de Noviembre de su ciudad y egresa tres años después en la especialidad canto. De 2008 a 2013 conforma el dúo Birchner-Carlini (voz-guitarra) abordando un repertorio de música argentina y latinoamericana, y acercándose con mucho respeto al tango en repetidas oportunidades.
En 2009 comienza sus estudios de canto lírico en la Escuela Superior de Música de la Universidad Nacional de Rosario, ciudad en la que reside hasta el día de hoy.
En 2013 participa de la grabación del disco Ramita nueva, homenaje al pianista rafaelino Remo Pignoni. En 2014 resulta ganadora en la sede del pre-Cosquín de Gálvez representando a la ciudad, luego en la plaza Próspero Molina, y es seleccionada como una de las tres mejores solistas vocales de la competencia.
Desde mediados de 2013 transita su carrera como solista abordando preferentemente la música y la poesía argentina. Compartió escenarios con artistas como Carlos Aguirre, Fernando Cabrera y Cecilia Todd, y cantó con Laura Albarracín, Ángela Irene, Roberto Coya Chavero, Juan Falú, Franco Luciani, entre otros.




+ Noticias


En Portada

La industria del biodiesel sigue con bajo optimismo
Con un 95 por ciento de la capacidad de producción argentina instalada en el Gran Rosario, el rubro celebra la oportunidad de exportar a Europa, aunque aseguran que el viejo continente no alcanza para empardar los volúmenes que en 2016 se enviaron a Estados Unidos.

La industria del biodiesel sigue con bajo optimismo