Domingo 19.11.2017 | 15:07 hs (Sta Fe)


13-11-2017 / Concejo Deliberante

Rosario: Aldo Poy, deportista distinguido

El Concejo Deliberante de Rosario nombró Deportista Distinguido al actual concejal y ex futbolista de Rosario Central Aldo Pedro Poy.


La iniciativa fue de la concejala y actual presidente del cuerpo legislativo, Daniela León. La distinción obedece a los logros deportivos, consagrando una destacada labor tanto a nivel nacional como internacional, por su apego y fidelidad a su ciudad, siendo un ícono rosarino por su trayectoria en el centenario Club Atlético Rosario Central (reza la parte resolutiva del proyecto ya aprobado). La ceremonia de entrega de distinción se realizará en breve con fecha a confirmar.
Cabe indicar que Aldo Pedro Poy es actual concejal de la ciudad en su segundo mandato consecutivo por el Partido Demócrata Progresista (PDP).
Entre su trayectoria deportiva podemos destacar que a sus 16 años ingresó en las categorías inferiores de Rosario Central. A comienzos de 1964 integró la selección juvenil argentina.
Hay una cuestión que muestra a Poy de cuerpo entero. Nunca se quiso ir de su club (Rosario Central). En 1970, en el Campeonato Nacional y dirigido por Ángel Tulio Zof salió subcampeón en cancha de River y en 1971 fue campeón por primera vez con Central.
Aldo Poy integró la Selección argentina de fútbol en 1974 y fue parte del equipo en la Copa del Mundo de Alemania de ese año.
El concejal del PDP es el autor de la memorable palomita de cabeza en el cotejo clásico de Newell’s y Central del 19 de diciembre de 1971. Ese fue el único gol de un cotejo jugado en Buenos Aires y donde se disputaba la semifinal del Nacional. Roberto Negro Fontanarrosa redactó con un texto inolvidable esa palomita: “Aldo, he descubierto que te amo”, es el comienzo del famoso texto.




+ Noticias


En Portada

La industria del biodiesel sigue con bajo optimismo
Con un 95 por ciento de la capacidad de producción argentina instalada en el Gran Rosario, el rubro celebra la oportunidad de exportar a Europa, aunque aseguran que el viejo continente no alcanza para empardar los volúmenes que en 2016 se enviaron a Estados Unidos.

La industria del biodiesel sigue con bajo optimismo