Jueves 20.09.2018 | 09:10 hs (Sta Fe)


10-09-2018 / Infraestructura

Construir en tiempos de escasez de recursos

 En un contexto sumamente complejo, en el que confluyen una débil presencia del Estado nacional como promotor de desarrollo territorial, recortes federales que alcanzan incluso a compromisos ya contraídos y una actividad económica que afecta los ingresos provinciales y municipales, el gobierno entrerriano busca formas de compensación del faltante en un intento por no detener los niveles de inversión pública. De esos esfuerzos, da cuenta Luis Benedetto, ministro de Planeamiento, Infraestructura y Servicio.

Mirador Entre Ríos
redacción-er@miradorprovincial.com

Desde hace largo tiempo, ese sector del primer piso de la Casa de Gobierno –vecino al Salón Blanco– es ocupado por un área que, ya con rango ministerial o como secretaría, ha estado dedicada al cálculo y proyecto de las inversiones públicas en infraestructura. Desde el este, justamente, por la entrada del Senado, en planta baja, había ingresado un rato antes al histórico edificio el equipo periodístico de Mirador Entre Ríos, se había detenido ante la veintena de imágenes que conforman la galería “Entre Ríos, pueblos y ciudades” y había debatido sobre cierta tendencia actual a abusar de los retoques digitales, previo a tomar la escalera en busca del lugar acordado para la reunión.

Parecía un día tranquilo, muy de puertas hacia adentro. Sonriente, se presentó el ministro de Planeamiento, Infraestructura y Servicios, Luis Benedetto. Comentó entonces, mientras nos enterábamos de cómo era el despacho, que hasta el 2003, sus vínculos con la función pública fueron inexistentes. Hasta que fue contratado, como profesional, para participar de la recepción de la Defensa Sur de Concordia, ciudad de la que es oriundo. Luego, por las relaciones construidas, se incorporó a los equipos de gobierno comunal a partir de 2006, como Coordinador de obras públicas. La historia sigue. “Cuando llegó Gustavo Bordet a la Intendencia, lo acompañé como Secretario de Obras y Servicios Públicos, en la primera y segunda gestión; y cuando fue Gobernador, me ofreció este cargo y acepté”, rememoró el Ministro, no sin agregar, por su cuenta, que “entendí que teníamos ya una experiencia en el trabajo conjunto que podíamos capitalizar en este lugar y por otro lado quería retribuirle la confianza que me ha dispensado en todos estos años”.

Ante una consulta, Benedetto señaló que “sí, tengo una relación personal con él”, que “más allá de la función pública y la militancia política, siempre he destacado los valores personales y las convicciones del actual Gobernador” y que “francamente, siento que ese respeto es recíproco”. Desde una foto colgada en la pared, Bordet, con la banda, el bastón de mando y una sonrisa medida, parecía adscribir a los comentarios.

Ubicados en una especie de living, concluidas ya las presentaciones de rigor, fue momento de llenar la entrevista de preguntas y respuestas. Cada tanto el clickeo de la cámara recordaba que el fotógrafo seguía allí, conversando con planos, encuadres, luminosidades y momentos adecuados.

–Está en las primeras planas de las últimas semanas los recortes presupuestarios de la Nación, pero las restricciones para el área de obras públicas no son nuevas. ¿Qué ecuación les permitió resolver el dilema?

–Al poco tiempo luego de que asumimos tuvimos un diagnóstico de lo difícil que era la situación. De hecho, el gobierno nacional era de otro signo político y, si bien el Gobernador ha dicho y subrayado que la gestión es una sola, las diferencias de perspectiva eran más que notorias. No obstante, tuvimos varias reuniones al más alto nivel, incluso con el Presidente de la Nación, y se acordó una forma de trabajo, que es la que venimos desarrollando hasta el día de hoy.

–¿Cuál es el eje que ordena ese trabajo del que habla?

–Que lo más importante es la gestión y, de nuestra parte, que es prioritario darle las mejores respuestas posibles al conjunto de los entrerrianos. Bajo esos preceptos hemos ido presentando proyectos ante distintos ministerios pero, en paralelo, fue necesario empezar un proceso para fortalecernos con recursos propios.

Por eso, el Gobernador, a la cabeza de todo el equipo, buscó sanear las cuentas, reorientar partidas y restringir los gastos operativos al mínimo, sin afectar el salario ni las inversiones consideradas fundamentales; y, de manera conjunta, mejorar la estructura de ingresos a partir de un trabajo sostenido de recaudación tributaria con criterios de equidad.

En ese contexto, Bordet fijó pautas y hemos tratado de cumplirlas, con obras finalizadas, otras en marcha y algunas más en medio de llamados a licitación. Al plan lo teníamos y, en la medida de las posibilidades, lo hemos llevado adelante, haciendo hincapié en salud, educación e infraestructura básica.

La otra herencia

–También debieron hacerse cargo de inversiones que inicialmente iba a realizar el gobierno federal…

–Con financiamiento del gobierno nacional, el problema más grande fue en Vialidad. Allí había convenios firmados, para pavimentar y reasfaltar distintos caminos, además de obras de infraestructura básica. Luego de una negociación con la Nación, se mantuvieron 4 de esos 11. De los otros nos tuvimos que hacer cargo nosotros.

A nuestra parte la cumplimos y hoy le estamos solicitando a la Nación la reposición de los compromisos que ellos asumieron.

–Estos cuatro años, ¿son para obras medianas o grandes que ayuden a cambiar realidades del conjunto o para emprendimientos medianos y pequeños que transformen realidades más micro?

–El Gobernador ha apuntado a obras básicas grandes, pero también a proyectos más pequeños.

–¿Cómo se financian las obras grandes?

–Algunas con financiamiento provincial y otras con fondos nacionales o a través de créditos. Esa ecuación nos ha permitido resolver algunas situaciones problemáticas que la provincia tenía. En paralelo, avanzamos con trabajos presupuestariamente más modestos pero de fuerte impacto para las comunidades a las que beneficia: resolver un inconveniente en un centro de salud, una escuela o algún otro edificio público.

–¿Ejemplos?

–Son estratégicas las obras de defensa contra inundaciones, sobre todo en la costa del Uruguay. Finalizada la Defensa Sur de Concordia, está en marcha la mejora y ampliación de la de Concepción del Uruguay y está en proceso de licitación la de Paranacito. Las inversiones en servicios como los del agua potable (Concordia, Concepción del Uruguay, Colón, La Paz, Hernandarias, Valle María y Villa Urquiza) y saneamiento, también fueron fundamentales (Federal, Feliciano, Crespo, Ramírez).

Los políticos dicen que estas obras son las que no se ven y, probablemente, no siempre sean del todo valorados por la sociedad. Pero hay que empezar por ahí, así que no dudamos en hacerlas.

A futuro

En este sector de la Casa de Gobierno, lo que sobran son carpetas con planos, a veces generales o cortes, consideraciones técnicas, tablas de cálculo y previsiones presupuestarias. Cada tanto, Benedetto se pone de pie y busca algún bibliorato de un mueble con estantes; ubica el proyecto al que se refiere y empieza a desarrollar hacia arriba y hacia la derecha los pliegues. “La Secretaría de Inversión Pública, que tiene a su cargo la planificación y el desarrollo de proyectos, ha puesto en valor el Plan Estratégico Territorial que la Provincia tenía y lo ha adecuado a las necesidades y posibilidades, con la idea de configurar un horizonte a 25 o 30 años”, explicó.

–¿Las inversiones en puertos están integradas a ese plan?

–No están bajo la jurisdicción de este ministerio, pero sí participamos de las obras de infraestructura. El objetivo primero es Ibicuy. Hoy, el muelle se encuentra operativo; pero buscamos desarrollar diferentes áreas dentro del predio porque la aspiración es que sea el puerto principal, sobre el que confluyan cargas de toda la provincia.

–¿Cómo se encuentra Ibicuy en materia de conexión vial, eléctrica y ferroviaria?

–La red de caminos y ferroviaria están en condiciones, lo que pasa es que el servicio de trenes de carga depende de la Nación. El puerto de Concepción del Uruguay está operativo; ahora se está dragando el río a través de la CARU. Diamante está en condiciones y estamos viendo cómo poner en condiciones los puertos barcaceros.

–¿Cuál es la realidad del servicio de trenes para pasajeros?

–Desde 2013 fueron transferidos a la Nación tanto el servicio como los activos. Tenemos una relación permanente, pero no incidencia directa. De hecho, haciéndonos eco del pedido de intendentes y de las propias comunidades, hemos requerido que el tren vuelva a unir a algunas localidades, pero el plan del gobierno nacional hoy por hoy no contempla esa posibilidad.
Para nosotros, la conexión ferrovial es fundamental porque para ser competitivos, hay que materializar redes de transporte multimodales.

Un enlace vial en stand by

En poco tiempo, el enlace vial Paraná-Santa Fe se convirtió de una noticia esperanzadora en un problema social y político, con comunidades de vecinos que, en una y otra costa, se oponen a la traza, no a la obra.

El ministro Benedetto no evitó referirse al tema. “Cuando empezó la gestión, una Unidad Ejecutora tenía a su cargo lo del nuevo enlace y este Ministerio tenía dos representantes allí. Se acordaron en principio pautas de trabajo, pero después todo se diluyó: la Nación motorizó por su cuenta el proyecto y los gobiernos provinciales fuimos menos llamados, por decirlo de alguna manera. Con mi colega de Santa Fe, José Garibay, insistimos en la necesidad de que una obra de ingeniería complemente al Túnel, que va a cumplir 50 años. Pero Vialidad Nacional siguió manejando el proyecto y cuando propusieron trazas, creo que no fueron comunicados como corresponde a la sociedad y, entonces, surgieron resistencias, tanto del lado de Santa Fe como de Paraná. De hecho, nosotros nos enteramos junto con la ciudadanía.

–¿Pero qué es del proyecto a esta altura?

–Se optó por una traza que es la más conveniente desde el punto de vista técnico, lo que no significa que no tenga impactos a nivel social. La idea era que en este segundo semestre, presumiblemente en agosto, saliera a licitación, por el sistema de Participación Público Privada. Pero hasta el momento no tenemos información.

–Muchas tienen la impresión de que Santa Fe ha sacado dos pasitos de ventaja en este tema. ¿Cuál es su opinión, hay formas de equilibrar el movimiento que podría generar el futuro puerto de Santa Fe?

–Entre las obras complementarias contempladas en el lado entrerriano está la Circunvalación de Paraná, con la previsión hecha para un desarrollo logístico, también conocido como puerto seco. Más allá de que el nuevo puerto de Santa Fe es un proyecto que tiene sus bemoles, creo que un nodo conectado con las rutas 11, 12 y 18, del lado entrerriano, ayudará a que esta costa compense el movimiento que se genere a futuro. Tiene fundamentos la impresión de que Santa Fe ha sacado más rédito, no lo niego. Pero sigo creyendo que Paraná se verá beneficiada con la obra.

–¿En serio?

–Toda la costa del Paraná y el área central. El enlace vial no está pensado para el tránsito que comparten las capitales provinciales, sino para captar el transporte de cargas del Mercosur y ante eso se impone una mirada macroregional. Igual, con estos problemas financieros que existen, el panorama está lejos de ser el ideal.

Con recursos propios

“El 75% de las obras que estamos llevando adelante en la provincia se financian con recursos propios”, refirió Benedetto, al añadir que “una de las fuentes era el fondo sojero, cuya transferencia el gobierno dejó sin efecto”. El funcionario indicó entonces que “en distintas reuniones, el Gobernador está tratando de ver cómo reemplazar esos recursos para que las obras no se detengan ni demoren”. La intención oficial es que en 2018 lo previsto sea efectivamente ejecutado, pese al recorte intempestivo.

“Nuestro compromiso para 2019 es terminar las obras que están iniciadas o por empezarse y, si logramos suplantar el volumen de este desfinanciamiento, sea con una recaudación mejor todavía o a través de créditos, empezar con proyectos nuevos, pero todo debe ser estudiado y analizado fríamente”, describió.

Ante una consulta, remarcó con que “con el fondo sojero, se hizo desde un cordón cuneta a la ampliación de una escuela, de la refacción de un hospital a la obra de infraestructura que se imagine e incluso sirvió para la compra de equipamiento”. Recordó entonces que “sea de manera directa, porque este fondo era coparticipable y el goteo era diario, como de forma indirecta, porque las obras se hacían en sus ejidos, los municipios están muy preocupados y así lo han hecho haber sus intendentes”.


+ Noticias

Unión ganó y sigue en el lote de arriba
Los rojiblancos vencieron a Talleres el domingo. Colón fue goleado por Independiente y Newell’s igualó con Belgrano. Central juega este lunes. Mirá los resúmenes de los tres partidos.

Unión ganó y sigue en el lote de arriba

Cerveceros artesanales piensan nuevas estrategias para que no baje la espuma
El valor de las materias primas, importadas y nacionales, fluctúa con el precio de la divisa norteamericana. Desde el sector consideran que el momento no es el adecuado para trasladar los costos al consumidor. Además, aseguran que la rentabilidad se desplomó a la mitad y el consumo viene en caída libre.

Cerveceros artesanales piensan nuevas estrategias para que no baje la espuma

Gasoducto de la costa: 4 meses de espera y 10 mil vecinos aún no tienen servicio
A más de 120 días de la audiencia pública, el Ente Nacional Regulador del Gas (Enargas) aún no definió que empresa llevará a cabo la ejecución, operación y mantenimiento de la obra de provisión de gas natural para Colastiné y Rincón. “El ministerio de Economía ha garantizado los recursos para la ejecución de esta obra”, aseguró el titular de Enerfe, Mauricio Colombo.

Gasoducto de la costa: 4 meses de espera y 10 mil vecinos aún no tienen servicio


En Portada