Link completo de la nota: http://miradorprovincial.com/?m=interior&id_um=162781

10-01-2018
Por ahora se congelan los retiros voluntarios

La firma Cargill y el gremio de los aceiteros ante nuevas negociaciones

La firma Cargill y el gremio de los aceiteros ante nuevas negociaciones
Desde la conducción de la empresa le habían asegurado al secretario general del sindicato que estaba en marcha un plan para achicar el plantel en la sede de Puerto San Martín, lo cual había generado temor. Se abrió una instancia de diálogo con la patronal.


Patricio Dobal
redaccion@miradorprovincial.com

Si bien la departamental San Lorenzo del Sindicato de Obreros y Empleados Aceiteros (Soea) cerró la primera semana del año con un sabor amargo ante la confirmación desde los altos mandos de la firma Cargill del inicio de un plan de retiros voluntarios para la planta de Puerto San Martín, en las últimas horas desde el gremio lograron poner en stand by la decisión de la compañía.

Es que abrieron una instancia de diálogo con la empresa y de esta forma, no se están haciendo ofrecimientos por el momento. “Acordamos que por ahora se suspenden las reuniones con empleados para ofertar el retiro voluntario. No obstante tampoco nos vamos a oponer a aquellos que de manera autónoma decida acogerse a dicha variante”, indicó Pablo Reguera, secretario general del sindicato, en contacto con Mirador Provincial.

Más tranquilo respecto de la semana pasada, Reguera manifestó que “sólo dos empleados hasta el momento accedieron a irse de la empresa con la totalidad del monto de indemnización más un monto extra.

Compás de espera
La solución es momentánea y lejos parece estar de una alternativa que diluya la pretensión de Cargill de limitar su estructura de personal. “Por lo menos esto nos permite acercarnos a la compañía y saber a ciencia cierta qué es lo que quieren en relación al personal”, indicó Reguera, que la semana pasada había planteado que la actitud de la cerealera era la de deshacerse de trabajadores para contratar empleados tercerizados sin otorgarle los beneficios que establece el convenio aceitero.

La firma había iniciado una serie de contactos con algunos trabajadores, sobre todo los que estaban cerca de jubilarse, como primera instancia para asignar retiros voluntarios. “Desde Soea no vamos a poner palo en la rueda a aquellos que realmente estén interesados en dejar la planta, pero lo que no queremos es que la estrategia patronal se transforme en un esquema de despidos encubiertos”, manifestó el secretario general.

La novedad sobre el programa de retiros voluntarios había puesto en alerta a los aceiteros, sobre todo porque había llegado de boca del propio CEO de Cargill en Argentina, Marcelo Patriarca. “Me llamó el jueves y me confirmó que iban a iniciar el esquema de retiros voluntarios.
Además, indicó con ironía que con el dinero que no pagaron de la gratificación, algo tenían que hacer”, había indicado Reguera la semana pasada.

Cargill y el resto de las terminales portuarias del departamento San Lorenzo decidieron no pagar el bono de fin de año y el temor del gremio era que los fondos previstos fueran usados para pagar las cesantías.

Otro miedo presente en el Soeme era el de la posibilidad de que las cesantías se extendieran a otros establecimientos. “Por ahora no hemos recibido reportes de situaciones similares a la de Cargill en otras empresas, aunque no lo descartamos ya que las políticas de reducción suelen tomarse en el marco de las reuniones de cámara y son consensuadas entre más de una compañía”, puntualizó Reguera.
"Acordamos que por ahora se suspenden las reuniones con empleados para ofertar el retiro voluntario. No obstante tampoco nos vamos a oponer a aquellos que de manera autónoma decida acogerse a dicha variante”.
Pablo Reguera
Secr. Gral. del Soea


 



miradorprovincial.com - Copyright 2018